Fudge de chocolate blanco y pistachos

fudge de chocolate blanco y pistachosCreo que no es la primera vez que os hablo de la grandeza de las cosas pequeñas; quizás porque la de las grandes ya la conocemos, es obvia y además, o precisamente por eso, tiene menos mérito…
El otro día, sin ir más lejos… la casa estaba fría y los niños y yo, dispuestos a pasar una laaaarga tarde en ella; por un mal cálculo, el gasóleo sin encargar pero una chimenea y troncos a mi disposición… y una, que es soñadora y planificadora, soñaba y planeaba ese momento de después de comer… al menos uno de los niños dormiría la siesta y yo, como una reina malsentada en el sofá, leería plácidamente frente a un fuego chisporroteante…
Empezamos bien; niño nº 1 dormido, niño nº2 jugando tranquilamente, sin llegar a constituir una amenaza para mi lectura, y mi novela, a mano, para “en breve” poder disfrutar de mi momento… Procedo; cojo el encendedor, pastillas para encender el fuego, piñas y leña de roble… En un primer momento la cosa va bien; grandes llamaradas inundan la chimenea; confiada, me las prometo felices y me abandono a la lectura pero llegando al segundo párrafo, alzo la vista, porque me gusta contemplar el fuego, pero el fuego ya no está… “No pasa nada”- me digo- “es difícil encenderlo a la primera”; repito la operación; otras piñas, más papeles, más pastillas para barbacoa, los mismos troncos e idéntico resultado: llamarada colosal al principio para extinguirse completamente a los pocos minutos… No os aburriré contando cada minuto de lo que siguió; lo resumiré diciendo que: 3 horas después, 2 niños despiertos, 1 lectura interrumpida, 1 caja de pastillas para barbacoa vacía, agujetas en los brazos de tanto utilizar el fuelle y numerosas intentonas fallidas… después de todo eso, ¡se hizo el fuego! ¡Y los niños y yo nos pusimos tan contentos que sólo nos faltó bailar una danza tribal en tapa-rabos frente a él! Y eso que ya no era hora de lectura sino más bien de recoger…
Sé que a veces se hace un poco difícil saber a dónde quiero llegar con mis charletas previas a la receta… ¡pues a la grandeza de las cosas pequeñas, claro! El caso es que estos días estoy inmersa en la preparación de los lotes de Navidad que hago para regalar por estas fechas; ni grandes ni caros pero hechos con mucho cariño, como este fudge de choclate blanco que forma parte de ellos…

INGREDIENTES:
-450 gr de chocolate blanco para fundir
-435 gr de leche condensada
-1 tacita de pistachos
-1 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
-1 pizca de sal

-Forramos un molde o fuente cuadrado de unos 18-20 cm con papel de aluminio o de horno.
-En un cazo, a fuego muy lento, derretimos el chocolate con la leche condensada y la sal.
-Cuando el chocolate esté derretido y la mezcla bien integrada, retiramos del fuego (veréis que habrá espesado y que cada vez será más difícil de manejar).
-Añadimos la vainilla y los pistachos y mezclamos bien.
-Rápidamente depositamos la mezcla en el molde y lo extendemos bien con una espátula.
-Dejamos enfriar en el frigorífico unas dos horas.
-Cortamos en cuadrados pequeños.

El resultado son unos dulces bocados cremosos a los que los pistachos, con su punto de sal, les quedan muy bien.

En memoria de Nelson Mandela, una de las personas más importantes que ha dado este mundo… Cuando has tenido la suerte de vivir un poco África, en seguida te das cuenta de que África necesita héroes como Mandela…
¡Que tengáis una muy feliz semana!!!

fudge de chocolate blanco y pistachos

36 comments

  1. Julia y sus recetas. says:

    Debe estar delicioso, me encanta el chocolate blanco y los pistachos!! junto debes estar de muerte. Bs.
    Julia y sus recetas.

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias, Julia!! Pues si te gusta el chocolate blanco, ésta es tu receta; fíjate que yo soy mucho más de chocolate negro o con leche, pero este fudge me gusta mucho y no es tan dulce como pueda parecer.
      Un besito.

  2. Merchi says:

    Pues mira yo acabo de hacer algo parecido pero sin pistachos, y es que a mi el chocolate blanco me pierde reina. Tu propuesta de hoy me la llevo por supuestisímo, hay que darse el gustillo de probarla :)

    bicoss

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias, Elena!! Tienes razón; no sólo África necesita Nelsons Mandelas… ¡TODO EL MUNDO necesita alguien así!!!
      Un besito.

  3. Susana says:

    Me ha encantado la receta, me he reído con la historia, me he deleitado con las fotos, y por supuesto me sumo al homenaje a Mandela!!! Muchos besos!!!

  4. moniegcenteno says:

    Qué cierto lo importante que son las cosas sencillas, los pequeños detalles mueven el mundo, si duda. Y tu receta ideal para regalar. Me encantan las situaciones con tus peques, porque son como las mías. Un beso. Monie

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias, Monie!! Yo cada día soy más “fan” de las pequeñas cosas… creo que ahí está la clave… ¡Y me encanta que tus “situaciones” te recuerden a las mías!!
      Un besito.

  5. Boticariadesquiciada says:

    Querida Marta: ¡Cómo me gustan tus historias de cosas pequeñas! Me encanta cómo introduces tu receta contándonos un trocito de tu vida, siempre me emocionas. Y las fotos son una delicia, ese paisaje con niebla y escarcha es espectacular. Reconozco que la niebla es un peligro si tienes que conducir, pero ver el campo tal y como lo has fotografiado es precioso. Me gusta mucho más que un paisaje de verano. Qué suerte tienes de vivir ahí.
    Y la receta, qué voy a decir, que la tenemos que probar. Qué afortunados son los que reciben esos presentes, tanto por lo buenos que tienen que estar como por el cariño con el que los haces.
    Un abrazo.

  6. Yaiza says:

    Me ha encantado la receta Marta aunque nunca he probado un fudge, pero es de esas recetas que solo con ver los ingredientes sabes que te va a gustar. Y la historia de la chimenea que nos cuentas, más aún!. La foto de ese paisaje con niebla es muy bonita pero…me está entrando un frío de verla!!
    Un beso

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias, Yaiza!! Yo descubrí el mundo de los Fudges e English Toffees hace años, gracias a unos amigos americanos que lo hacían todos los años… En cuanto al tiempo, Yaiza, estando acostumbra a los calores de las Islas Canarias, no me extraña que te entre frío viendo las fotos, jaja!!
      Un besito.

  7. Laurel y Menta says:

    Gracias Marta por seguir compartiendo tus reflexiones, tus recetas y tus preciosas fotos: me uno a la generalidad de los comentarios, el fudge, fantástico ( aunque nosotras también somos más de chocolate negro {de hasta el 85%!!!!!}); además nos parece una idea genial para regalar en estas fechas.
    Besiños mil.

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias a vosotras, chicas!! Y a mí me encanta leer siempre vuestros comentarios, tan “personalizados” e interesantes…
      Un besiño grande.

  8. gemma says:

    Éste si que puedo comerlo, el blanco me encanta. Yo voy al revés del mundo, me gusta más el chocolate blanco, y con los pistachos tiene que estar de alucine. Preciosas fotos y una historia divertida. Un besin de sal dorada.

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias, Gemma!! Pues menos mal que no somos todos iguales, ¿verdad?? Sería tremendamente aburrido… En cualquier caso, ¡me alegro de haber acertado en tus gustos!!
      Un besito.

  9. Cakes para ti says:

    Hola Marta!!! Si tus regalos a tus amigos incluyen un paquetito con este fudge, y la morcilla del chocolate del otro día, van a dar saltos de alegría fijo. Seguro que tiene que estar delicioso, con su medida justa, pequeño, como los pequeños momentos que pasamos y tenemos la suerte de valorar, mezclado con las cosas grandes, como las que consiguió el grande Nelson Mandela, hombre sin rencores. Necesitamos más gente así.
    Buena mezcla, Marta, un pequeñito fudge blanco, con un gran Mandela de color. Besitos,

    Isabel.

  10. UanPound says:

    Lo positivo es que para la próxima, te saldrá a la primera. Y de paso, en las brasas, siempre puedes asar unas castañas :D Fantástica receta y fotografías, como siempre. Ar-tis-ta! :D

  11. Kichi says:

    Yo que me declaro auténtica fanática de disfrutar de las cosas pequeñas de la vida, si además lo puedo hacer degustando este fudge….Un lujo!!!.
    Besitos

  12. Kika says:

    Qué maravilla de fotos, artículo, receta… … Me encanta!!
    Una curiosidad, ¿los arbolitos verdes son mazapanes? es que son preciosos y si se pueden comer, me encantaría hacerlos. ¿Nos cuentas que son?
    Supongo que te gustará saber cuando hacemos tus recetas y como nos salen así que te voy a contar.
    Ayer el enano y yo nos animamos hacer tus florentinas y han salido riquísimas, que poco nos han durado.
    Hoy me animaré con el fudge pero sin frutos secos y a ver si nos sale tan rico como el tuyo, ya te contaremos.

    Gracias por compartirlo con nosotros.

    Un besito muy grande.

    • martaestevezansede says:

      ¡Muchas gracias, Kika!! Te cuento, los arbolitos son terrones de azúcar que tengo desde el año pasado (oops, ¡tendré que enterarme de si estas cosas caducan…). Yo los compré así pero se pueden hacer con azúcar, un algo de agua, colorante alimentario y una cubitera con formas de silicona…
      ¡Me encanta que me contéis que hacéis mis recetas (claaaro!!!) pero no sigas haciendo fudge y demás porque el domingo tendrás tu paquetito !!!!!
      Un besito muy grande.

      • Kika says:

        El fudge me salió regular, nada que ver con el tuyo, se me pegaba al papel y me costaba despegarlo del cuchillo. ¿qué habré hecho mal?. Por si le pasa a alguien, al final los trocitos los metí en la bolsa de cacao valor en polvo y me puse hacer bolitas, vamos que mi fudge y el tuyo, el día y la noche. Lo que puedo decir es que se comió sin ningún reparo pero nada que ver con el de la artista.
        “El paquetito”, IMPRESIONANTE. Que sepas que nuestro enano se cogió la bolsa de Fudge, nos ofreció para probarlo pero nada más, ya nos dijo que lo habías hecho especial para él, ja ja ja, no llegó a casa.

        Un besito,

        Kika

        • martaestevezansede says:

          ¡Qué me dices, Kika… si esta receta nunca falla!!! Dale una segunda oportunidad siguiendo todos los pasos al pie de la letra y verás como esta vez te sale; si no es así, como nosotras nos vamos a ver… ¡lo hacemos juntas!!
          Un besito.

Deja un comentario


*