Pavlova con vetas de chocolate, dulce de leche y nata

pavlova pequeña con vetas de chocolateEl único adulto con el que vivo me reta continuamente. Me conoce bien y sabe que salto como un resorte ante frases que comienzan con un “¿a que no te atreves a…?”/ “¿a que no eres capaz de…?”
Una mañana de sábado, en principio tranquilo y armonioso, estamos mi adulto y yo sentados frente a frente, terminando de desayunar y hablando de cosas tribiales mientras los niños juegan alrededor… La conversación discurre en torno a la necesidad de innovar para no morir o de tener que ser el mejor para destacar. Discutimos sobre quién tiene más espíritu innovador; los dos queremos hacernos con ese título y la armonía empieza a peligrar… Mi adulto me mira con ojos traviesos y dice: “Ja, pues a ver cuándo me sorprendes de verdad con algo que nunca haya visto o probado”.
Me levanto, fingiendo no inmutarme y empiezo a fregar mi taza. No digo nada pero pienso: ” Ja (y en mi mente mi “j” suena más fuerte que la suya), que te crees tú eso”. Sigo en silencio pero secretamente he aceptado el reto.
Pasan los días y mi adulto regresa a casa, después de pasar una semana fuera, y al entrar se encuentra una pequeña pero majestuosa pavlova sobre la mesa de la cocina. Abre enormemente los ojos y exclama: “A-lá, ¿y esto qué es?”
-“Merengue con vetas de chocolate, una capa de nata, coronado con dulce de leche” (me recreo en la descripción y omito otro “¡ja“!).
Sonríe, fingiendo no estar demasiado impresionado; me puede decir misa, sé que lo he sorprendido (y me contengo para no entonar el cántico favorito de mis retoños: “he gaaanado, he gaaanado”).
(Con esta receta acepto encantada la invitación de Claudia & Julia, en colaboración con Top Chef la Revista para participar con esta receta pensada para el postre del día de Reyes).

pavlova pequeña con vetas de chocolate

INGREDIENTES para las capas de merengues (sin vetas de chocolate):
-90 gr de claras de huevo
-175 gr de azúcar glas
-1/2 cucharadita de extracto de vainilla
-1 pizca de cremor tártaro
-1/2 cucharadita de Maizena
-1 cucharada de cacao puro en polvo
Para el merengue con vetas de chocolate:
-60 gr de chocolate fondant

INGREDIENTES PARA EL RELLENO:
-Nata para montar (35% MG)
-Dulce de leche

-Precalentamos el horno a 125 grados.
-Batimos las claras y gradualmente vamos añadiendo el azúcar, la Maizena, el cremor tártaro y el cacao.
-Seguimos batiendo hasta obtener picos firmes. Si queremos añadir vetas de chocolate a nuestra Pavlova, rociamos el chocolate fundido y tibio sobre el merengue y revolvemos someramente.
-Formamos unos discos (con los bordes más o menos altos) sobre dos bandejas de horno.
-Bajamos la temperatura a 80-90 grados e introducimos las bandejas al mismo tiempo, una en la parte media y la otra en la más baja, y horneamos durante 1 y 1/2 h.
-Transcurrido ese tiempo, apagamos el horno y dejamos las bandejas unos 20 minutos más dentro.
-Dejamos que se enfríen completamente sobre una rejilla.
-Montamos la Pavlova a nuestro gusto (capa de nata, dulce de leche, almendras fileteadas…)

El resultado son unas tartitas sumamente dulces y delicadas de aspecto siempre impactante. Absténganse los poco dulceros.

Ésta no es la única historieta relacionada con mi adulto. Aquí podréis encontrar otra… ¡Que tengáis una muy feliz semana!!!

pequeña pavlova con vetas de chocolate

Tortitas y gofres de calabaza

gofres y tortitas de calabazaDecir un adiós definitivo a alguien que quieres es doloroso…
Personalmente lo que más me angustia es la desesperación de querer saber a dónde te has ido y la imposibilidad de saberlo con certeza. Y poco o nada consuelan los fastidiosos ecos que repiten lo mayor que eras y lo malito que estabas si lo único que importa es que tú ya no estás.
Hace unos días se fue una persona querida, un ser especial, amante de la buena vida, médico de raza, de esos que crean escuela, la persona que me contagió su pasión por África y el abuelo paterno de mis peques, y como me duele no saber a dónde te has ido, he decidido que me voy a imaginar que desde hace unos días te has instalado, de forma definitiva, en la sabana africana y así, sin necesidad de tener que cerrar los ojos, podré verte sentado junto al fuego, bajo un cielo estrellado, un whisky on the rocks en la mano, contando las mismas viejas historias de siempre…
(Y para compensaros la ausencia de publicaciones durante las pasadas semanas, hoy habrá doble receta, la primera de elaboración propia y la segunda, receta de Yaiza, de Qué Cosa tan Dulce).

INGREDIENTES para las tortitas:
-180 gr de puré de calabaza
-4 huevos
-1 cucharadita de Royal
-1 pizca de sal
-1 pizca de canela y clavo
-4 cucharadas de azúcar
-60 gr de harina integral
-Aceite/mantequilla/tocino para engrasar la sartén

-Hervimos la calabaza unos 10-15 minutos y retiramos. A continuación podemos “secarla” unos minutos al horno.
-Mezclamos todos los ingredientes y los batimos (con una batidora eléctrica).
-Engrasamos una sartén pequeña y la ponemos a fuego medio-alto.
-Depositamos un cucharón de la mezcla en la sartén y dejamos que cuaje y se dore por un lado; entonces le damos la vuelta y dejamos que se haga por el otro lado también.

INGREDIENTES para los gofres:
-120 gr de harina
-2 huevos
-30 gr de azúcar moreno
-1 cucharadita de Royal
-1 cucharadita de canela
-1/4 de cucharadita de jengibre
-40 gr de mantequilla (fría, en dados)
-60 ml de leche
-60 ml de nata líquida
-50 gr de puré de calabaza

-En un bol mezclamos los ingredientes secos (harina, levadura, especias y azúcar).
-Añadimos la mantequilla y mezclamos.
-En otro bol batimos la leche, la nata, los huevos y el puré de calabaza hasta obtener una mezcla homogénea.
-Hacemos un hueco en el centro de los ingredientes secos y añadimos los líquidos.
-Mezclamos con una espátula.
-Engrasamos los moldes y horneamos (horno precalentado a 170 grados) durante 20 minutos o hasta que estén dorados.
-Yo les doy un toque final a la plancha para que se terminen de dorar los bordes.

El resultado son unas tortitas y gofres jugosos, sabrosos y ligeramente especiados con el peculiar toque de la calabaza. ¡Espero que os gusten! Si no os entusiasma el sabor de la calabaza, podéis echar un vistazo a estos otros gofres que hice hace un tiempo o a esta especie de tortitas (en realidad blinis) de no hace tanto tiempo.

N.B- Mi agradecimiento a Chocolates Valor por haberme enviado un lote tan variado y suculento.
¡Que tengáis una muy feliz semana!!!

gofres y tortitas de calabaza

Bollitos suecos especiados

bollitos especiadosNo debería sorprenderme cuando mi hijo Pedro asegura, convencido, que en el patio de su colegio hay restos de fósiles de un Tyrannosaurus Rex… y en efecto no me sorprende; la criatura desborda imaginación; me pregunto a quién habrá salido…
Y es que no hay nada con lo que yo, su madre, pueda disfrutar más que sentándome en el banco del porche de mi casa, novela en mano, olvidándome de lo que me rodea y viajando a otro tiempo o espacio… Claro que tampoco necesito una novela para “viajar”; a veces me basta con mirar fijamente las piedras de los muros de mi casa para empezar a imaginarme cómo sería la vida de sus antiguos dueños, años atrás…
Volviendo a la literatura, el otro día leía una de las entretenidas y siempre intrigantes novelas de la sueca Camilla Lackberg; mi mente ya había viajado al encantador pueblecito de Fjallbacka, y en medio de toda la trama y entre intriga e intriga, su protagonista horneaba unos Kanelbullar (bollitos de canela). Estaba tan inmersa en la historia, que casi podía olerlos…
Pues eso, “casi”. Me temo que si realmente quería olerlos, tendría que hacerlos. Y los hice.

INGREDIENTES para la masa:
-390 gr de harina
-210 ml de leche
-75 gr de mantequilla
-10 gr de levadura fresca
-75 gr de azúcar
-5 gr de sal
-1 cucharadita de canela
-1 pizca de clavo molido

INGREDIENTES para el relleno:
-60 gr de mantequilla (en pomada)
-60 gr de azúcar moreno (si es de caña integral, mejor)
-40 gr de almendra molida
-1 cucharadita de canela
-Ralladura de dos naranjas ecológicas

INGREDIENTES para el “acabado”.
-1 huevo batido (para pincelar)
-Azúcar perlado/azúcar normal/almendras molidas (para espolvorear)

-Calentamos la leche en un cazo y fundimos la mantequilla en ella.
-Cuando la leche esté tibia (menos de 37 grados), incorporamos la levadura desmenuzada.
-Incorporamos las 2/3 partes de la harina y revolvemos bien con una cuchara de madera durante unos 5 minutos.
-Incorporamos el resto de la harina, la sal, el azúcar y las especias.
-Amasamos hasta que la masa quede lisa y brillante (al principio se nos pegará un poco a las manos).
-La colocamos en un bol, la tapamos con un paño y dejamos que casi doble su volumen (yo durante 1 y 1/2 h).

ELABORACIÓN del relleno:
-Mezclamos la mantequilla con el azúcar moreno, la almendra molida y la ralladura de naranja. Reservamos.

-Estiramos la masa con un rodillo sobre una superficie ligeramente enharinada y hacemos un rectángulo de 1/2 cm de grosor.
-Untamos las 2/3 partes de la masa con el relleno.
-Doblamos la parte sin relleno sobre la que tiene relleno y doblamos una vez más (la primera sobre la segunda y la segunda sobre la tercera).
-La dejamos reposar 10 minutos.
-Cortamos tiras por el lado más corto.
-Las retorcemos ligeramente y las enrollamos, metiendo el extremo último por debajo.
-Los dejamos reposar hasta que casi doblen su volumen (yo 1 y 1/2 h).
-Pincelamos con huevo batido y espolvoreamos con azúcar perlado/azúcar normal o almendra molida.
-Horneamos (horno precalentado a 220 grados) durante 12 minutos o hasta que estén bastante dorados.
-Basada (prácticamente en su totalidad) en la receta de Iban Yarza; de mi cosecha, un relleno que me encanta: la mezcla de canela, clavo y naranja (también la almendra pero ésta ya estaba en la receta original).

Ésta es una de las recetas que han venido a mí para quedarse. Recomendable 100%. Yo los hago y congelo la mayor parte, así cuando me apetecen o voy a tener visita, sólo tengo que descongelarlos unas horas antes.
No sé si llegaré a tiempo para publicar algo el próximo lunes, ya que voy a dedicar gran parte de mi tiempo y energía a preparar una “terrorífica” fiesta de cumpleaños para mi primogénito… Os tendré al tanto en mis redes sociales. Hasta entonces, ¡que tengáis una muy feliz semana!!!

bollitos especiados

Tarta “Huesito” y resultado del sorteo

tarta HuesitoAdiós brainstorming, hola bloqueo…
A veces ocurre que la inspiración viene a tí sin que tú la llames, que la busques y la encuentres o que, aun buscándola, no aparezca.
Hoy es uno de esos días en los que, por mucho que lo intente, “ella” no quiere dejarse ver… ni rastro de eso que llaman inspiración, así que ¿qué tal si simplemente aprovecho para daros las GRACIAS por ser los mejores seguidores del mundo, por escribir unos comentarios tan bonitos, que he sentido ganas de salir corriendo a mandaros flores y bombones para cada uno? ¿Y qué tal si ya de paso publico el nombre del ganador del sorteo con motivo del segundo aniversario de este blog?
Ahí va… Después de introducir en un cestillo los nombres de todos los participantes (debidamente numerados), la mano inocente de mi niño Pedro ha sacado el papelito que corresponde al nombre de NURIA FUENTE. ¡Enhorabuena! Me dispongo a ponerme en contacto contigo inmediatamente.
Y puestos a delegar, ¿qué tal si por una vez, y sólo por esta vez, dejo que sea esta tarta la que hable por mí?

INGREDIENTES:
-2 paquetes de obleas
-2 botes grandes (nos sobrará) de crema de cacao (Nutella, Nocilla o similar)

-Ablandamos la crema de cacao, metiendo el bote en un cazo con agua caliente. De esta forma la crema de cacao será más fácil de manejar.
-Colocamos la primera oblea con un poco de crema de cacao en el centro (sin extender) y ponemos la segunda oblea encima (para que quede fija y no se mueva).
-Untamos toda la oblea (la segunda) con crema de cacao, ponemos otra encima y repetimos la operación hasta acabar todas las obleas.
Cubrimos la parte de arriba y los laterales de la tarta con crema de cacao y dejamos que tome un poco de cuerpo (a temperatura ambiente, si ésta es fresca, o en la nevera 1 hora, si hace calor).
-Fuente: La cucharina Mágica.

El resultado de esta tarta (cuya elaboración consiste simplemente en montar los ingredientes) es sorprendente no sólo por su extraordinario parecido con el sabor de los Huesitos sino porque, inesperadamente al menos para mí, se mantiene fresca y crujiente incluso el segundo día. Con ella os dejo, ¡esperando que paséis una muy feliz semana!!!

tarta Huesito

Bizcocho (fácil) de manzana

bizcocho de manzanaVivir en el campo te da la oportunidad de convertirte en espectador de excepción de los cambios de estación…
El otro día volvía a casa, después de dejar a los niños en el colegio, por el caminito por el que siempre vengo, de típico bosque atlántico, justo el día en que las hojas de los castaños empezaron a caer…
“El otoño en directo”- pensé.
Paré el coche, asistí unos minutos a la première y regresé a casa. Disponía de tiempo suficiente para hornear algo y pensé: “si no fuese porque aquí nunca se ha ido la lluvia, porque algunos días de agosto he dormido con calcetines, si no fuese porque si las hojas de los árboles no hubiesen empezado a caer, jamás creería que hemos cambiado de estación… si no fuese por eso, me gustaría decir aquello de: “parece que ya apetece empezar a encender el horno”…
Y lo encendí, claro.

INGREDIENTES:
-90 gr de mantequilla
-150 gr de azúcar
-1 huevo grande
-225 gr de harina
-2 cucharaditas de Royal
-1 pizca de sal
-1 pizca de nuez moscada
-110 ml de leche
-2/3 manzanas (dependiendo del tamaño)
-Azúcar glas para espolvorear

-En un bol grande batimos la mantequilla, el azúcar y el huevo durante un par de minutos.
-En un bol pequeño mezclamos la harina, la levadura, la sal y la nuez moscada.
-Añadimos los ingredientes secos y la leche, alternándolos y sin revolver demasiado; sólo hasta que los ingredientes se mezclen.
-Pelamos las manzanas (en gajos anchos).
-Vertemos la mezcla en el molde (previamente engrasado) y nivelamos con una espátula.
-Colocamos los gajos de manzana, presionando hacia abajo y formando la forma que queramos.
-Horneamos (horno precalentado a 180 grados) durante 35-40 minutos.

El resultado es un rico bizcocho de manzana, que no por ser típico deja de ser sabroso. Genial para desayunos, meriendas o sobremesas y al que le va muy bien una bola de helado. ¡Espero que os guste!
Os recuerdo que todavía tenéis una semana para participar en el sorteo con motivo del segundo aniversario de este blog. Si queréis participar, tendréis que dejar un comentario aquí.
¡Que paséis una muy feliz semana!!!

bizcocho de manzana