Galletas de avena (grabadas)

galletas de avena grabadas…Y sonó la sirena que nos ha llevado a la ¿calma? en la que estamos inmersos…Bueno, quizás me haya precipitado denominándolo “calma”; tal vez sea otra cosa… porque veamos, con el fin del cole y el comienzo de las vacaciones, tus hijos (los míos) han estrenado oficio, el de guardaespaldas-a-jornada-completa, y es entonces (ahora) cuando te das cuenta de lo supersónicamente veloz que solías ser cuando ellos no estaban…
-Haciendo las tareas de la casa, por ejemplo. Cierto es que desde que tienes hijos la casa no está tan ordenada y limpia como antes, que la alfombra del salón irisa tonos que no tenía y que a la pared de las escaleras le ha salido un pasamanos virtual de color indefinido, entre marrón y gris… Al menos cuando están en el cole consigues mantener la casa en mínimos decentes pero ahora, con ellos siempre a tu vera, pasar el aspirador vuelve a ser una conga de tres y la hora de la plancha una letanía de: “mamá, yo también quiero”… (que sabes a ciencia cierta que cuando tengan edad para ayudarte no querrán hacerlo).
-Haciendo la compra. Antes entrabas en el súper con paso marcial, nota en mano, sin que nada ni nadie se interpusiese en tu camino y en un abrir y cerrar de ojos habías terminado y estabas de vuelta en casa. Ahora cada uno coge un cesto con ruedas y se ve que en ese momento cruzan una linea que yo no veo y oyen un pistoletazo de salida que yo no oigo… 3, 2, 1… ¡comienza la carrera! Eso sí que es “Horror en el Supermercado”… Les das un tiempo para que se cansen y cuando por fin has logrado agruparlos, comienza la negociación acerca de los productos que vas a comprar. Si se trata de galletas, la negociación puede durar “tranquilamente” quince minutos (“Oreo sí, Oreo no”). Con un poco de suerte ninguno se amotina, al más clásico estilo pataleta-en-el-suelo, tras oir “Oreo no”.
Cuando te das cuenta, ha pasado una eternidad y todavía quedan muchas cosas por hacer…
-Mis sesiones fotográficas. Soy muy pesada con esto. Incluso cuando ellos no están invierto mucho tiempo en mis fotos. Ahora, con ellos alrededor, aparecen manitas inesperadas intentando alcanzar un trozo de bizcocho y sombras que no deberían estar. Y empiezo a pensar que Juanito, además de guardaespaldas, quiere ser modelo, porque cada tres fotos una he de reservarla para él… “Mamá, me hases una foto así?”, dice, brazos en jarra y mostrando una sonrisa llena de chocolate… Editar las fotos supondrá, por lo tanto, una criba mayor…
-Como son tus guardaespaldas, van contigo a todas partes y como son unos guardaespaldas pequeÑos, tienen que entrar contigo (o tú con ellos) en los baÑos de chicas de los centros comerciales, como hace unos días… Hora punta en El Corte Inglés (y en sus baÑos). Mis guardaespaldas entran conmigo en el pequeÑo habitáculo que hay dentro de los aseos. Juanito está especialmente locuaz (para mi sonrojo y la diversión de las seÑoras que esperan fuera). Como vivimos en el campo y no tenemos vecinos, mis guardaespaldas se han acostumbrado a gritar más de la cuenta, así que el pequeÑo grita, alto y claro: “mamá, como no tienes pito, haces pis por el culo, ¿verdad?” (risas fuera). Tengo las manos ocupadas y no puedo amordazarlo, así que sigue: “Y ahora, mamá, vas a hacer caca o ya has terminado?” (más risas y no son mías). Temo que cuando salgamos nos hagan la ola…
Cuando llegas a casa, te apetece darte un baÑo relajante, de esos que no existen ni existirán hasta que ellos cumplan dieciocho… (ya lo pudiste comprobar aquí).
Probablemente el único adulto con el que vivo leerá esto en algún rato libre y opinará que me gusta novelar la vida real (aquí lo dejó claro). Pues ni exageración ni melodrama, pura realidad en clave de humor, diría (y de hecho digo) yo.
Por cierto, en contra de lo que pudiese parecer… ¡estoy encantada!!

CONTINUARÁ…

galletas de avena grabadas

galletas de avena grabadas

galletas de avena grabadas

galletas de avena grabadas

galletas de avena grabadas

INGREDIENTES:
-120 gr de harina integral
-90 gr de copos de avena (medio triturados, no en hojuelas enteras).
-80 gr de azúcar moreno
-90 gr de mantequilla a temperatura ambiente
-2 cucharadas de leche
-1 cucharadita de levadura Royal
-1/4 cucharadita de sal
-1/2 cucharadita de extracto de vainilla

-Batimos la mantequilla y el azúcar con unas varillas eléctricas hasta obtener una mezcla cremosa.
-En otro bol mezclamos la harina, los copos de avena, la levadura y la sal.
-AÑadimos esta mezcla a la de mantequilla y mezclamos hasta obtener una textura como de migas.
-AÑadimos la leche y la vainilla; amasamos hasta que esté todo integrado y formamos una bola plana que mantendremos en el frigo una 1/2 hora.
-Estiramos con un rodillo sobre una encimera ligeramente enharinada hasta obtener un grosor de 1/2 cm.
-Utilizamos un sello, presionamos bien para que la inscripción quede bien marcada y recortamos con un cortapastas del mismo diámetro que el sello.
-Con una espátula trasladaremos las galletas, con cuidado, a una bandeja de horno forrada.
-La llevamos al frigo otra 1/2 hora.
-Horneamos (horno previamente precalentado a 180 grados) durante unos 12 minutos o hasta que empiecen a estar un poco doradas.

Esta receta está sacada, en su totalidad, del fabuloso blog Sweet & Sour. Son unas galletas rústicas, con pronunciado sabor a avena y ligero toque a mantequilla, que mojadas en leche harán un desayuno o merienda perfectos. ¡Que paséis una muy feliz semana!!!

galletas de avena grabadas

Merenguitos

merenguesMe encanta seguir la melodía que marcan mis biorritmos, escuchar a mi cuerpo y entender qué quiere para después hacerle caso, aunque para ello tenga que luchar a veces contra mis metódicos y disciplinados instintos… pero honestamente diré que poco a nada me cuesta finalmente dejarme llevar.
Eso sí, sólo hay una época en el año en el que se da este fenómeno. Podría decirse que justo el último día de cole, y no antes, suena una sirena (literal pero sobre todo metafórica) que nos lleva, a los niños y a mí, a una especie de anarquía donde “reina” un ritmo tropical, sin horarios ni prisas, donde el estrés no existe, la relajación se impone e incluso hay sitio para la indulgencia con todo lo que en otra época no es posible. Y es un hecho científicamente probado que es fundamental llevarlo a cabo para poder cargar esa pila que hay en la mente y en el cuerpo y que hace que podamos aguantar en óptima forma el resto del año… hasta que vuelva a sonar la misma sirena que nos despierte del estado más perfecto al que una pueda aspirar.
Pues bien, después de mucho esperar, está a punto de ocurrir…

merengues

merengues

merengues

merengues

merengues

INGREDIENTES:
-90 gr de claras de huevo pasteurizadas (mejor a temperatura ambiente, tras unas horas fuera de la nevera)
-150 gr de azúcar glas
-50 gr de azúcar blanco
-1 cucharadita de Maizena
-1 pizca de sal
-1 pizca de cremor tártaro
-Colorante en pasta

-Precalentamos el horno a 80 grados.
-Forramos dos bandejas de horno con papel (de horno).
-Vertemos las claras y la sal en un bol y las montamos con unas varillas eléctricas a velocidad alta.
-Incorporamos progresivamente el azúcar, la Maizena y el cremor tártaro y seguimos batiendo hasta obtener picos firmes. (Es importante no “pasarse de batida”).
-Incorporamos el colorante y removemos con una espátula.
-Introducimos la mezcla en una manga pastelera desechable con una boquilla de estrella (o la que prefiramos) y vamos depositando las estrellitas sobre las bandejas de horno.
-Si queremos que queden con vetas, cogeremos un palillo de brocheta y untamos con colorante las paredes de la manga pastelera, antes de introducir el merengue.
-Horneamos durante unas 2-3 horas o hasta que estén totalemente secos.

El resultado es, y no descubro nada nuevo al decirlo, unos bocados dulces muy muy vistosos, que servirán para un regalo en un frasco bonito, por ejemplo… ¡Que paséis una muy feliz semana!!!

merengues

pastel de crema, nata y melocotones

pastel de crema, nata y melocotonesSi no fuese porque soy de naturaleza escéptica y poco o nada dada a la desconfianza, creería que me ronda un ente encargado de boicotear mi tiempo y mi capacidad de organización… Y llamadme excéntrica pero con el paso de los años una ha adquirido la extravagante manía de dormir sus horitas, alimentarse (y para ello previamente cocinar), tener a sus hijos escolarizados (y para ello tener que llevarlos y traerlos del cole) y una serie de ires y venires ineludibles que a lo tonto, a lo tonto, roban tiempo de aquí y de allá. A esto se suma que para mi contento cada vez tengo más proyectos relacionados con este blog, así que ahora que lo pienso mejor, ¡”misterio del tiempo robado” resuelto!
Y esto no es una queja (que no es éste un sitio donde me guste a mí quejarme) sino todo lo contrario. Lo que quiero decir es que por todo ello y a pesar de que soy una persona de costumbres a la que le asustan los cambios, he decidido no tener un día determinado para publicar (como hasta ahora, que venían siendo los lunes) sino que cualquier día será bueno para ello.
Por cierto… GRACIAS por ser los seguidores que siempre había soñado tener.

pastel de crema, nata y melocotones

pastel de crema, nata y melocotones

pastel de crema, nata y melocotones

pastel de crema, nata y melocotones

INGREDIENTES para la base:
-130 gr de mantequilla (en cuadraditos a temperatura ambiente)
-100 gr de azúcar glas
-1 huevo
-300 gr de harina
-1 pizca de sal
-Crema pastelera o natillas (receta aquí)
-200 gr de nata para montar (35% M.G) + azúcar
-Melocotones en almíbar
-Tortitas “encaje” (receta aquí) (opcional)

-En un bol mezclamos todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea (¡así de fácil!). (Tmx: 10 segundos, velocidad 6).
-Formamos una bola con la masa y la refrigeramos durante 1/2 hora (o 5 minutos en el congelador).
-Estiramos la masa con un rodillo entre dos trozos de film transparente.
-Forramos la base y las paredes de 1 molde desmoldable grande o 3 pequeños.
-Con un cuchillo pinchamos el fondo de la base y rellenamos el recipiente de legumbres (para que no suba).
-Horneamos (horno precalentado a 175 grados) durante unos 45 minutos.
-Montamos el pastel: una primera capa de crema pastelera, a continuación otra capa de nata montada y finalmente depositamos el melocotón.
-Si además queremos “vestirlo” más, hacemos estas tortitas encaje y las utilizamos como tapa (esto nos resultará más fácil si son tartitas pequeñas).

El resultado es un pastel suave cuya mezcla de sabores es 100% recomendable. Si no, ya me contaréis. Que paséis una muy feliz semana y hasta la próxima publicación… sea lunes o no!!

pastel de crema, nata y melocotones

Pastel de chocolate sin harina

pastel de chocolate sin harinaAl único adulto con el que vivo le divierte lo que hago. Dice que desprendo entusiasmo y que el día que consiga pagar la hipoteca con ello, será la bomba. No sé cómo tomármelo…
En realidad tiene razón; hago lo que quiero y disfruto con lo que hago, así que no puedo hacer otra cosa que asentir aunque, entre nosotros, creo que le corroe la envidia.
-“En el fondo te envidio”- reconoce, por fin, unos segundos más tarde. “A mí no me envían tantos regalitos”- sigue, utilizando un tono más propio de los dos infantes con los que vivimos. “Además, (se queda callado como para recomponerse, al tiempo que alarga la mano para coger una porción de pastel de chocolate) ¿a quién le importa que no puedas pagar la hipoteca si esto está de muerte?”.
(No es la primera vez que tenemos una charla de éstas mi adulto y yo; recuerdo ésta, con motivo de unas galletas de mantequilla rellenas de lemon curd y esta otra, a propósito de una pavlova)…

pastel de chocolate sin harina

pastel de chocolate sin harina

pastel de chocolate sin harina

pastel de chocolate sin harina

pastel de chocolate sin harina

INGREDIENTES:
-225 gr de chocolate para fundir
-100 gr de mantequilla
-175 gr de azúcar glas
-4 huevos (separadas las yemas de las claras)

-Derretimos el chocolate y la mantequilla en un bol al baño maría. Retiramos y dejamos que se enfríe.
-Batimos las yemas con el azúcar y las añadimos a la mezcla anterior.
-Montamos las claras a punto de nieve y vamos añadiéndolo a la mezcla anterior.
-Vertemos la mezcla sobre un molde desmoldable (imprescindible) de 22 cm de diámetro (como máximo).
-Horneamos (horno precalentado a 180 grados) 30-35 minutos (no deberemos pasarnos en la cocción para que no se seque demasiado el interior).

El resultado es un pastel-bizcocho de profundo sabor a chocolate y cuyo interior es de una textura más blanda que su exterior, ligeramente cuarteado. Espero que os haya gustado. ¡Que paséis una muy feliz semana!!!

pastel de chocolate sin harina

Galettes de frutas

galettes de frutasLlovía fuera y a mí me dio por sentarme en el porche de mi casa y ponerme a pensar…
Pensé que se estaba tan bien allí, sin teléfono, sin portátil y sin oir nada ni a nadie, que quizás fuese cierto aquello de que la mayoría de las veces “los árboles no nos dejan ver el mar”.
Pensé que llenamos nuestras vidas de gestos, símbolos y emoticonos superficiales, de significado medio vacío, construyendo una verdad sobreactuada y andamos más escasos de gestos pequeños, no tan visibles pero más auténticos, ésos que tienen el superpoder de alegrar el día y hasta la vida a los demás.
Pensé lo bien que sienta “resetear” de vez en cuando y quitarle los accesorios superfluos a la vida, dejándola desnuda, sin filtros, recuperando su esencia primera y deseé que mis hijos, todavía pequeños, siguiesen disfrutando siempre de sus tartas de cumpleaños de un niño pobre, que llegasen a tener una mente abierta y crítica y que no les costase mucho o nada ser felices teniendo (incluso) que nadar a contracorriente…

galettes de frutas

galettes de frutas

galettes de frutas

galettes de frutas

INGREDIENTES para la masa:
-350 gr de harina (+ alguna más para “rectificar”)
-1 cucharadita de sal
-250 gr de mantequilla (fría y cortada en cuadraditos pequeños)
-110 ml de agua helada
-1 cucharadita de zumo de limón

INGREDIENTES para el relleno:
-Fruta (a nuestro gusto: fresas, frambuesas, manzanas, una mezcla de todas…)
-4 cucharadas de azúcar (aproximadamente)
-1 huevo (batido para barnizar)
-Azúcar para espolvorear

-Mezclamos la harina y la sal.
-Cortamos la mantequilla en cuadraditos pequeños y amasamos con los dedos.
-Hacemos un hueco en el centro y vertemos el agua y la cucharadita de limón. Amasamos con una cuchara de madera o con las manos. (Añadimos, si fuese necesario, más harina).
(Tmx: metemos todos los ingredientes en el vaso, 15 segundos, velocidad 6).
-Formamos una bola aplastada y la refrigeramos como mínimo 1 hora (o incluso toda la noche.
-Con un rodillo hacemos discos del tamaño que queramos.
-Colocamos la fruta y rociamos con azúcar.
-Doblamos los bordes de masa y barnizamos con el huevo batido.
-Horneamos (horno precalentado a 205 grados) durante unos 40 minutos o hasta que luzcan doradas.

El resultado son unas tortitas rústicas, con un marcado sabor a mantequilla, a las que la fruta les va de maravilla. ¡Que paséis una muy feliz semana!!!

galettes de frutas