Adiós, 2016

NavidadMe encanta que de lo malo salgan cosas buenas y aunque 2016 no pasará a mi historia particular como mi mejor año, ahora que ya es pasado, puedo decir que:
-Acabo el año con la sensación de haber tomado las decisiones correctas y de haberme rodeado de las mejores personas.
-He crecido como persona como ningún otro año, justo cuando creí que ya no crecería mucho más.
-He aprendido a relativizar y priorizar y he visto los beneficios de hacerlo.
-Me he sentido acompañada, apoyada e infinitamente agradecida.
-He visto reconocido mi trabajo y eso me ha satisfecho enormemente.
-He desarrollado una especie de lucidez que me ha permitido analizar situaciones y personas con meridiana claridad.
-He ganado en serenidad.
-He aprendido la diferencia entre el verbo “preocuparse” y “ocuparse”, entre la palabra y la acción.
-Por primera vez en mi vida estoy aprendiendo a decir “no” sin sentirme mal y estoy comprobando que no es tan difícil.
Así que, “querido” 2016, ya estoy preparada para decirte adiós para siempre. Y de tí, 2017, espero:
-Seguir avanzando y creciendo personal y profesionalmente.
-Vivir intensamente las pequeñas cosas del día a día, rodeada de mi gente.
-Dejarme inspirar y sorprender por todo lo que percibo.
-No cejar en mi empeño de hacer de mi pasión, mi profesión.
-Seguir dando pasos para llegar a donde quiero estar. (Ahí es ná!)

Navidad

Navidad

Navidad

Navidad

Navidad

Navidad

Y en cuanto a vosotros, queridos lectores, ¡os deseo lo mejor!!! (¡Nos vemos pronto!)

Navidad

Deja un comentario


*