Bizcocho de chocolate y vino y maneras de decorarlo

bizcocho de chocolateSoy definitivamente “germánica” para algunas cosas y un tanto “caribeño-africana” para otras; germánica cuando me trazo una hoja de ruta con un objetivo final claro, obsesivamente perfeccionista cuando se trata de cuidar la estética de una foto, un escrito o los detalles de una fiesta; en estos contextos sufro con el caos y la improvisación; por el contrario, en otros ámbitos soy un poco más “relajada”. Sirva como ejemplo de esto que el otro día hice cemento para enjuntar un trozo de suelo del jardín, que ese cemento salpicó mi ya destartalado coche, que en ese momento pensé “ya lo limpiaré más tarde”, que ese “más tarde” nunca llegó y que como consecuencia ahora luzco un coche tuneado con lunares permanentes… A eso me refiero.
Con mi blog soy germánica y si por cualquier motivo no tengo tiempo para hacer las cosas como quiero, prefiero no publicar nada. Últimamente muchos me habéis preguntado qué pasaba con el blog, si ya no iba a volver a él y si estaba todo bien…
Ante todo, muchas gracias por interesaros (¡mi ego está encantado de saber que me echáis de menos!). Todo está bien, mis queridos lectores, y no, no he dejado de escribir; estoy escribiendo más que nunca, de hecho, aunque en otro formato pero digamos que para poder leer lo que escribo tendréis que tener paciencia y yo mucha suerte…
Creo que siempre he sentido la necesidad de escribir una novela y a lo largo de estos años muchos me habéis animado a hacerlo, así que he decidido seguir mi instinto y vuestro consejo y en ello estoy.
En cuanto a la fotografía, los que me seguís en Instagram sabéis que tampoco he dejado de fotografiar y que sigo con mis flores, mis dulces y mis cacharros con la misma ilusión que el primer día. Pero he captado el mensaje y prometo organizarme mejor para no tardar tanto en pasarme por aquí.
Y para este regreso-que-no-es-tal-puesto-que-nunca-me-he-ido he elegido una receta muy “yo”, no tanto por la receta en sí (un bizcocho de chocolate y vino que hago muy a menudo y que publiqué hace una eternidad) sino que me voy a centrar en algo en lo que normalmente invierto mucho tiempo: los detalles; y en cómo adornar un simple bizcocho para convertirlo en una pieza especial sin que pierda su esencia sencilla.
Creo que alguna vez me habéis oído decir que no me gusta la estética del fondant. No me gusta NADA, por muy “perfecto” que sea el diseño, pero dadme un simple bizcocho o flan y unas flores, unas virutas de chocolate, un glaseado, unos merenguitos o unos frutos rojos y estaré encantada de darle un “imperfecto” toque silvestre que para mí constituye la perfección.

INGREDIENTES:
-Bizcocho de chocolate y vino
-Merenguitos
-Flores, hojas o verde en general.
-Salsa de caramelo
-Virutas de chocolate
-Frutos rojos o cualquier tipo de fruta
-Imaginación y mimo.

bizcocho de chocolate y vino

bizcocho de chocolate y vinobizcocho de chocolate y vinobizcocho de chocolate y vinobizcocho de chocolate y vinobizcocho de chocolate y vinobizcocho de chocolate y vino

Nos vemos pronto… ¿sí?

bizcocho de chocolate y vino

N.B- Gracias a las marcas que últimamente han pensado en mí (siempre me da la sensación de que no lo agradezco lo suficiente):
-Inkifi
-Happy socks
-Chocolates Valor
-Drop bottle
-L´Oreal
-Cookplay
-Miguel López Pimentón- Las Hermanas

 

4 comments

  1. Susana says:

    Que bien que te hayas pasado por el blog!! Las fotos y las ideas me encantan, como siempre!!!
    Y mucha suerte con tu ” otra manera de escribir”. Besos!!!

Deja un comentario


*