Bizcocho-quesada

bizcocho-quesadaNunca me ha gustado el queso. Bueno, eso no es del todo cierto; a ver cómo lo digo sin que suene raro… en realidad nunca he probado el queso… Sí, soy una persona adulta y nunca he podido probar el queso… ¡ningún tipo de queso! Una de esas fobias infantiles no superadas, supongo… Durante todos estos años he tenido que ver cómo los que me rodean intentan colarme queso camuflado con la comida, a mi abuelo ofrecerme su reino por un mísero trozo de queso y cómo algunos intentan disculparme, alegando que soy alérgica, si salimos a comer y pregunto si “esa fabada lleva queso”… “¿qué???”- respondo yo a la defensiva… “con esto de la cocina de fusión, una nunca sabe…” pero ¡nada! todos los intentos para que yo probase el queso han fracasado estrepitosamente y hasta la fecha, que yo sepa, nadie me la ha podido dar con queso…
No obstante, y lo más “retorcido” del asunto, es que me gustaría que me gustase porque creo que me estoy perdiendo algo que merece la pena… Tal era mi obsesión, que cuando era pequeña le pedía a mi madre que me hiciese un bocadillo de chocolate blanco para fingir que tomaba queso… Con la quesada me ocurre lo mismo… es como tener la ilusión de estar comiendo queso sin tomar ni pizca de él… ¡no sé qué opinaría un psicoanalista de todo esto!
Fobias aparte, esta receta es como una quesada con forma de bizcocho y se la debo a Kanela y Limón, aunque la mía con menos azúcar…

INGREDIENTES:
-400 gr de azúcar (y todavía podría ser un poco menos)
-300 gr de harina normal
-6 huevos
-60 gr de mantequilla derretida
-1 litro de leche entera
-la piel de un limón
-1 pizca de sal

-Ponemos la leche a hervir con la piel del limón.
-Mientras tanto, mezclamos la harina, el azúcar y la sal.
-Añadimos los 6 huevos y mezclamos bien.
-Añadimos la mantequilla derretida y mezclamos bien.
-Añadimos la leche colada y mezclamos todo.
-Vertemos la mezcla en un molde (previamente untado con mantequilla) y horneamos a 180 grados (previamente precalentado) hasta que esté cuajado, que será en aproximadamente 45 minutos.
-Desmoldamos cuando esté frío.
-Mi recomendación es que si no sois muchos en casa, utilicéis la mitad de los ingredientes, ya que sale un bizcocho muy grande. De todas formas, en la nevera se conserva bien durante al menos 3 días.
-Otra recomendación… si como yo, sois unos amantes del té, éste es el dulce perfecto para acompañarlo… con un té de especias, por ejemplo.

Espero que os haya gustado la receta de hoy… ¡con ella os deseo un feliz comienzo de semana!!!

bizcocho-quesada

10 comments

  1. Lucía says:

    Doy fé, de que a lo largo de la vida has tenido que superar infinidad de sobornos, debates y frases recurrentes como “no sabes lo que te pierdes”, así como especulaciones familiares sobre tu rechazo al queso. Podemos llegar a ser muy pesados!!, pero… así es la familia, a veces. Ahora sí, lo que dudo, es que teniendo la abuela que teníamos, lista como una ardilla, no te lo haya metido camuflado en algunos de sus platos, diciéndote, nooo, Martiña, ¡¿como va a tener queso?!.
    En cuanto al bizcocho de hoy, tiene una pinta genial, como siempre. Me lo apunto para acompañar al té.
    Besitos.

    • martaestevezansede says:

      ¡Ay, Lucía, tienes razón… seguro que la abuela lo consiguió… para esas cosas era única!!!
      Me alegra que te guste este “bizcocho-quesada” que tardé tiempo en decidir cómo bautizar… Lo dicho, con el té va muy bien.
      ¡Besitos!!!

      • ApfelStrudel Kuchen says:

        Ayyyyy, y yo que soy totalmente opuesta a tí!!! Tengo que echarle queso a todo!!! Sin el no podría vivir y menos mal que ahora hay queso bajo en grasa que si no… Jejejeje.

        Que buena pinta tiene tu bizcocho-quesada!!! Tengo una amiga que no le gusta el queso y seguro que esta receta le vendrá bien!!! Muchas gracias.

        Un besito,
        Sandra von Cake

  2. Virginia says:

    Ay Marta lo que me he reido leyendo esta entrada. Me gustaría ver la cara del camarero cuando le preguntas si la fabada lleva queso…. pensará, esta panoli (con perdón y sin ofender) no ha pisado una cocina en su vida. Y luego para que sepan que tienen un estupendo blog de cocina. Que divertido.

    A mi marido le pasa lo mismo con la leche, no puede tomarla desde pequeño. Y mira que se la he intentado colar mil veces, porque a mi me chifla, al igual que el queso, pero no puede con ella. Eso si mira por donde, le gusta el queso y los yogures que no son naturales. Toma ya. Que complicados somos verdad.

    Yo la quesada está entre mis favoritos, aun no publicados, pero la mía no creo que la tomases la preparo con cuajada, osea leche cuajada…. Bss y buena semanita.

    • martaestevezansede says:

      Sí, Virginia, qué se le va a hacer… una que es un poco “especialita”… Ni te imaginas la cantidad de situaciones que se te pueden llegar a dar cuando tienes una manía-fobia como la mía… aunque leo que tienes a una persona al lado al que le ocurre algo parecido, así que nada que no sepas ya…
      ¡Buena semana para tí también!!! Besitos.

  3. Susana says:

    Estoy con Kichi, dudo muchísimo que la abuela no te lo haya colado alguna vez…
    “La quesada sin queso” tiene un aspecto bueníismo, me la apunto!!
    Un besito.

  4. Yaiza says:

    ¡Oh my God! Me encanta la pinta que tiene! Además, adoro la quesada! Y cuando has dicho que va perfecto con un té especiado…ainssss con lo que me gusta a mi acompañar lo dulce de un buen té negro tipo pakistaní o chai…Una receta original y perfecta Marta!
    Un beso
    Yaiza ¡Qué cosa tan dulce!

    • martaestevezansede says:

      ¡Muchas gracias, Yaiza!! Veo que eres de las mías… si no existiese el té, tendría que inventarlo… y el pakistaní y el Christmas tea del Mortnum & Mason son mis favoritos!
      ¡Besitos!

Deja un comentario


*