Galletas de jengibre decoradas

galletas de jengibre decoradasDe un tiempo a esta parte veo señales por todas partes y lo que es peor, les hago caso…
Todo empezó hace un par de semanas. Me dispongo a girar la llave de la puerta que abre la casa cuando de pronto Pedro grita: “mamá, mira, ahí arriba”. Retrocedo unos pasos y alzo la vista hacia el tejadillo del porche. No es un mirlo ni una urraca ni un gorrión sino un pájaro exótico, de cresta y plumaje exuberante; nada que crezca y se críe en la campiña gallega, vaya. Termino de girar la llave y para mi sorpresa y entusiasmo de los niños, el pájaro entra para posarse en mi hombro. (Primera señal)
“Cacatúa ninfa”- resulta ser. De origen australiano. Al momento los niños empiezan a fantasear con la idea de quedárnosla pero tiene una anilla en la pata… Les digo que seremos una familia de acogida hasta que su dueño la reclame. Provisionalmente le llamamos “Tula” pero esa misma noche nos enteramos de que Tula es en realidad “Berta” y apenas veinticuatro horas después de que entrase en nuestras vidas, le decimos adiós, para desconsuelo de los niños, especialmente de Pedro, que ve truncado su deseo de tener una mascota.
A Pedro siempre le han gustado los animales. Tiene seis años y dice que quiere ser veterinario. Y yo, inconscientemente, interpreto que ha llegado el momento de que tenga la mascota que siempre quiso tener: un perro.
Entretanto, una amiga que siempre está rescatando perros abandonados, ha encontrado una perra que ha tenido cachorros. (Segunda señal). De entre toda la camada hay uno diferente a los demás; peludo y con cara de bueno. De madre plebeya y padre desconocido pero taaaaaan mono… Me gusta. Al único adulto con el que vivo también. Por separado y en silencio hemos tomado una decisión.
El día que nos comunican que el cachorro es nuestro, estamos con unas de las personas que más quiero y con las que más me divierto del mundo, mis primos. De buena sobremesa decidimos que hay que buscarle un nombre al cachorro y tras desechar algunas propuestas del tipo “wi-fi” o “sultán”, alguien propone “Pipers”. “Casualmente” una botella de “100 idem” se encuentra en la mesa y claro, lo interpreto como otra señal (y ya va la tercera). Los niños gritan entusiasmados: “Pipers, Pipers”. El perro ya está bautizado. Y yo, que siempre he sido escéptica con las cosas del destino y bastante miope en eso de interpretar señales, me sorprendo creyendo que todo ha sucedido porque tenía que ser…
Por cierto, la idea de preparar estas galletas “también” ha sido consecuencia de una señal. “Sorprendentemente” y en la antesala de la Navidad, bolas y adornos navideños por todas partes… Qué extraño, ¿verdad?
Está bien, admito la inconsistencia de las señales 2, 3 y 4 pero francamente, ¿cuántas posibilidades hay de que se cuele una cacatúa en tu casa???

galletas de jengibre decoradas

galletas de jengibre decoradas

galletas de jengibre decoradas

galletas de jengibre decoradas

INGREDIENTES para las galletas:
-4 tazas de harina
-1 cucharada escasa de levadura
-2 cucharaditas de jengibre molido
-2 cucharaditas de canela
-1/4 cucharadita de clavo molido
-225 gr de mantequilla a temperatura ambiente
-1 taza de azúcar moreno
-1 huevo
-1/2 taza de miel o melaza

-Mezclamos los ingredientes secos (harina, jengibre, levadura, canela y clavo).
-Batimos la mantequilla y el azúcar. Añadimos la miel y el huevo.
-Incorporamos los ingredientes secos. Si resulta una masa muy pegajosa, le añadimos un poco más de harina.
-Envolvemos en film transparente y dejamos reposar unas horas.
-Estiramos la masa con un rodillo y hacemos formas con los cortapastas.
-Horneamos (horno precalentado a 180 grados) unos 12-15 minutos o hasta que los bordes se empiecen a dorar.

GLASA para decorar las galletas:
-70 gr de claras de huevo pasteurizadas
-400 gr de azúcar glas
-Unas gotas de zumo de limón

-Batimos las claras con unas varillas eléctricas.
-Al minuto (aprox) de haber empezado a batir, incorporamos unas gotas de zumo de limón.
-Seguimos batiendo a velocidad alta y vamos incorporando el azúcar poco a poco.
-Vertemos la glasa en una manga pastelera desechable y le hacemos un agujerito pequeño.
-Procedemos con la decoración. Yo me he decantado por el blanco pero podéis hacerla del color que queráis; tan sólo tenéis que incorporar un poco de colorante en pasta.

El resultado son unas galletas tremendamente olorosas, sabrosas y muy navideñas. Espero que os hayan gustado. ¡Que paséis una muy feliz semana!!!

N.B- Si estás pensando en pedir o regalar una perro como regalo de Navidad, POR FAVOR ten en cuenta que un perro es una responsabilidad, producto de una decisión meditada y no un juguete del que te puedas desprender si te cansas de él.

galletas de jengibre decoradas

7 comments

  1. Marlene mastache says:

    Que perrito más mono, mi nieta Sara hace años que esta pidiendo un perrito pero de momento no lo consigue.
    Las galletas tienen q estar buenisimas.
    Y lo que escribiste, como siempre precioso. Bicos para todos.

  2. Angela (Postres de Locura) says:

    Como siempre me ha encantado tu historia, sería imposible no dejarse conquistar por esa preciosidad de perro. Yo también a veces veo señales o a veces me hago la encontradiza, para que se crucen en mi camino. Tal vez simplemente sea un deseo interior, para que la balanza se incline a favor de lo que quiero.

    Besos,

    Ángela

  3. Noelia says:

    Deliciosas galletas Marta, y la decoración con la glasa casera queda muy bonita. De esta entrada me quedo, esta vez, con tu consejo más que con la receta. Yo tengo un perro sin raza ni apellido conocido, es enorme, de pelo corto y claro, nacido al tiempo que llegó al poder el presidente de EEUU, y a pesar de haber sido blanco como un copo de nieve en su nacimiento, lo llamamos Obama. Es mucho el trabajo y la dedicación que necesita, sobre todo ahora que se nos hace mayor, pero la alegría que nos reporta a cada segundo tiene más valor que todo el esfuerzo por matenerlo feliz. Para tener mascotas en casa hay que ser consciente de que será uno más de la familia, que necesita cuidados y mucho cariño y que hay que estar ahí con el, hasta el final, no es un juguete del que te puedas aburrir. Adoptar una mascota como regalo de navidad es doble regalo: para tus hijos y para el perro. Por cierto: es muy guapo!! Un besito.

  4. lolita says:

    Si existen las señales……. esta es una de las pruebas de ello, un animal viene a Ti, aparece en Tu vida, sin quererlo o no.
    Me hace muy feliz, porque amo a los animales, especialmente mi debilidad con los perros, a veces no puedo ni medirla.
    Pero mas feliz me hace por Pedro, uno de sus miles de sueños, se ha hecho realidad.
    Siento a Pipers cercano a mi.
    Que ganas de verlo!!!!!

Deja un comentario


*