Tarta de cumpleaños de un niño pobre III (para mi niño Pedro)

tarta de cumpleaños Lo sé, puede parecer repetitivo y de hecho lo es… pero es ya una tradición en este blog que cuando mis hijos cumplen años, yo cuente la historia de la tarta de cumpleaños de un niño pobre. Y lo hago por varias razones:
-Para recordarme a mí misma que no quiero transmitirles a mis hijos la idea de que lo caro y lo sofisticado es necesariamente mejor.
-Porque valoro un billón de veces más algo hecho con las manos y el cariño de quien lo hace que lo hecho en serie por un desconocido.
-Porque mi idea de fiesta de cumpleaños infantil es una casa llena de niños jugando y corriendo por todas partes, abundancia de viandas y una tarta casera coronada por velas.
-Porque cuando era pequeña mis cumpleaños y mis tartas eran así y no los habría cambiado por nada del mundo.
-Porque en el fondo una tarta casera es sólo un símbolo de lo que de verdad importa.
-Porque con tanta preparación de la fiesta de cumpleaños de marras no me ha dado tiempo a preparar nada nuevo…

tarta de cumpleaños

tarta de cumpleaños

tarta de cumpleaños

tarta de cumpleaños

tarta de cumpleaños

INGREDIENTES:
-Bizcocho cebra (receta aquí).
-500 ml de nata para montar (35% M.G)
-Azúcar (al gusto)
-2 cucharaditas de cacao puro Valor.

-Una vez tengamos el bizcocho cebra (según la receta anterior) y se haya enfriado, lo cortamos, dejando 2 capas.
-Batimos la nata (fría) con una batidora de varillas eléctrica a máxima velocidad, le incorporamos el azúcar poco a poco, así como el cacao. Dejamos de batir cuando hayamos logrado una nata consistente, sin llegar a que se convierta en mantequilla.
-Untamos la capa del medio con la nata/moka. Ponemos encima la otra capa de bizcocho y coronamos la tarta con el resto de la moka. (Personalmente me gusta extenderla de forma irregular).

Espero que os haya gustado… ¡Que paséis una muy feliz semana!!!

tarta de cumpleaños

13 comments

    • Marta says:

      ¡Muchas gracias, Mayte!! No sabes la ilusión que me hace leer tus palabras. Para mí este tipo de tartas son un símbolo pero además ésta en concreto, está buenísima.
      Espero que la disfrutes. ¡Gracias de nuevo!! Un besito.

  1. Noelia says:

    Hola Marta, ante todo feliz cumpleaños a Pedro! Me encanta la historia de cumpleaños de un niño pobre, por lo que representa, porque esos valores que aprendimos con nuestros padres no se pierdan y porque tu blog no pierde sus tradiciones. Además la tarta se ve deliciosa, sin necesidad de excesivos adornos ni artificios de moda, ¡que mejor regalo que el amor con el que se ha preparado! Un beso

  2. Elena says:

    Echaba en falta tus entradas, me alegro de que hayas escrito por aquí de nuevo!!:)
    Siempre pongo lo mismo cuando comento, la elegancia de tus entradas, lo riquísimo de tus recetas…Hasta ahora no había comentado cuanto me encantó e impactó en su día la historia de la tarta para un niño pobre…seré yo muy moñas, pero me emocionó la primera vez que la leí y lo sigue haciendo hoy. Mil gracias por compartirla

  3. Loli says:

    Me parece preciosa la historia, desde siempre lo hago todo y cuando digo todo es casi todo con mis propias manos. Intento como tu enseñarles a mis hijos a que valoren y que no se conviertan en consumistas porque en este mundo que vivimos no me gusta nada. Ojalá y todo cambie a cuando nosotras eramos pequeñas porque esa época era mucho mejor que ahora, valorabanos más lo que nuestros padres hacían por nosotros. Por cierto me encanta tu blog. Besos

Deja un comentario


*