Galletitas de Maizena y leche condensada

galletas de maizena y leche condensadaQue levante la mano el padre que no se haya sentido tentado, alguna vez, a ponerles un lacito a sus retoños para regalárselos al primero que pase… Normalmente sucede después de que ellos, tus adorables criaturas, te hayan arruinado tu camiseta favorita o hayan roto, de un balonazo, aquel jarrón “reliquia de la familia” o tal vez después de encadenar varias noches durmiendo mal-tirando-a-fatal o tras tener que salir, antes de tiempo, de una cafetería (a la que no podrás ni querrás volver) en la que se han portado tan mal, que les han reñido primero a ellos y después a su mamá, por no ser capaz de controlarlos… En esos momentos te enfadas, primero y sobre todo con los niños y en el fondo también con la persona que ha decidido juzgar tu labor de madre por cinco malos minutos, que te dan ganas de sacar tu lado más macarra y decir: “¿a que no te atreves a pasar un día entero con ellos, eh,eh,eh??? Pero te callas, pides disculpas y te vas, colorada y con ganas de ponerles el lacito de marras.
Y no me malinterpretéis; yo, como todas las madres, quiero a mis hijos más que a nadie en el mundo pero el instinto de supervivencia me hace utilizar, de vez en cuando, ciertas armas para sobrellevar esos momentos “complicados” y que seguro no encontraréis en ningún manual del buen padre… bien sea en forma de sesión de dibujos animados (probablemente más de lo recomendado) o quizás unas galletitas como éstas en el bolso porque una nunca sabe cuándo y dónde va a tener que recurrir al chantaje…

galletas de maizena y leche condensada

galletas de maizena y leche condensada

galletas de maizena y leche condensada

galletas de maizena y leche condensada

INGREDIENTES:
-1 yema de huevo
-125 gr de mantequilla (a temperatura ambiente)
-200 gr de leche condensada
-350 gr de Maizena
-30 gr de azúcar
-Chocolate para fundir (opcional)
-Almendra picada (opcional)

-Mezclamos la yema, la mantequilla y la leche condensada.
-Añadimos la Maizena y el azúcar y mezclamos hasta que quede bien integrado.
-Formamos bolas pequeñas y las marcamos con un tenedor, aplastándolas ligeramente.
-Horneamos (horno precalentado a 160 grados) durante unos 12 minutos.
-Fundimos el chocolate y bañamos una parte de las galletas en él y a continuación las rebozamos en la almendra picada.

Tengo que confesar que para llegar a esta receta, he hecho otras antes… de ahí los distintos tipos de galletas que aparecen en las fotos, y finalmente me he decidido por ésta que he visto aquí.
 
El resultado son unas galletas delicadas, blandas y ligeramente harinosas, con sabor a vainilla, que acompañarán muy bien a un té o a un café o que arreglarán algún que otro entuerto… Con ellas os dejo, esperando que paséis una feliz semana!!!

galletas de maizena y leche condensada

6 comments

  1. Noelia Estevez says:

    Hola Marta, con esas galletas puedes chantajearme a mi también si quieres!! Tienen un aspecto increible. Nunca he probado a hacer las galletas con leche condensada, nos has dejado una receta estupenda y sencilla para probarlas. Besos!!

  2. Susana says:

    Me he sentido súper identificada con los momentos en que te dan ganas de regalar a los niños, jajja. Y las galletas las haré seguro, la pinta es estupenda!!

  3. Apfelstrudel Kuchen says:

    Que bonitas te han quedado esas galletas!!!! Quien las pillara mi querida Marta!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

  4. María = Kika says:

    Martiña, están buenísimas!!!
    Aunque esta vez no han servido para chantaje si que sirvieron para abrir el apetito del enfermito que al enseñarle las fotos, se acordó de que las había comido en tu casa y ¿cómo le iba a decir que no a su antojo?, me puse manos a la obra y aunque de forma quedaron diferentes, de sabor estaban increibles.
    Por cierto con la maizena queda una textura diferente verdad?

    Gracias por compartir estas cosas tan ricas y de las fotos, son preciosas.
    Que tengas un buen día.

Deja un comentario


*