Mini lamingtons

mini lamingtonsTodo el mundo necesita parar de vez en cuando y dejar de hacer, aunque sea por un momento, las actividades que normalmente hace… Conozco la teoría y no puedo estar más de acuerdo con ella. Ahora bien, ¿qué hacer cuando tienes dos guardaespaldas de tres y cinco años, dispuestos a hacer a su madre partícipe de todo lo que les ocurre y a no dejarla nunca sola? Pues en mi caso, intentarlo, una y otra vez, a pesar de los obstáculos, sin importarme mi curriculum de fracasos al respecto… ¡pura cuestión de salud mental!
El otro día, sin ir más lejos… Era media tarde y mis guardaespaldas y yo habíamos decidido que con tanto frío y lluvia-casi-nieve fuera, donde mejor se estaba era en casa. Los niños jugaban a piratas y estaban tan entretenidos que yo había podido editar mis fotos de un tirón. Una vez hube terminado, los miré (de reojo, no fuese a ser que interpretasen que quería jugar con ellos) y parecían seguir ignorándome, así que en un arranque de optimismo mal fundado, decidí hacer algo que hacía más de cinco años que no hacía: darme un baño relajante (de esos de agua hasta arriba, espuma y sales). Me escabullí y empecé con el ritual del baño, no sin antes dejar todas las puertas abiertas y los oídos sintonizados, por si se diese el caso de tener que salir corriendo para acudir al rescate.
Los cinco primeros minutos fueron la gloria total… Bueno, los cinco primeros y últimos minutos porque entonces apareció Juanito, apoyó su barbilla en el borde de la bañera y ya se quedó allí… Intenté convencerlo para que bajase a jugar con su hermano pero mi esfuerzo resultó inútil; parecía muy cómodo en su atalaya y lo que es peor, en absoluto dispuesto a abandonarla.
Después de diez minutos de baño concluyo que es absolutamente incompatible el relax con la mirada de unos pizpiretos ojos escrutándote, así que doy por concluído mi fugaz intento de escaparme de la rutina. Me incorporo, sentada, y Juanito grita: “Peeeeeedro, sube” y antes de que pueda darme cuenta, soy bombardeada por una bandada de patos, pingüinos, ballenas, caballitos de mar y demás especies marinas de goma… Justo lo contrario de cómo me lo había imaginado.
Aunque para ser del todo justa diré que no todos mis intentos han terminado en fracaso; de hecho, una de las cosas que más satisfacciones me está dando, este blog, nació precisamente con el propósito de evadirme de lo cotidiano y dar rienda suelta a mi lado creativo, y he de decir que con él (y por supuesto gracias a vosotros), mi objetivo se está viendo cumplido.

mini lamingtons

mini lamingtons

mini lamingtons

INGREDIENTES para el bizcocho (basada en la receta de Dan Lepard):
-125 gr de mantequilla derretida
-300 gr de azúcar glas
-230 gr de nata para montar
-20 ml de zumo de limón
-3 cucharaditas de extracto de vainilla
-50 ml de aceite de girasol
-5 huevos medianos
-300 gr de harina
-3 cucharaditas de levadura Royal

INGREDIENTES para la cobertura:
-300 gr de chocolate negro (para fundir)
-30 gr de cacao en polvo
-300 gr de azúcar glas
-20 ml de leche
-coco rallado

-Forramos, con papel de horno, una fuente cuadrada o rectangular (yo utilicé una de 31 x 22 cm).
-Batimos la mantequilla con el azúcar, la nata, el zumo de limón, el extracto de vainilla y el aceite.
-Añadimos los huevos, de uno en uno, batiéndolos bien antes de incorporar el siguiente.
-Mezclamos la harina con la levadura y lo añadimos a la mezcla anterior.
-Vertemos la mezcla en el recipiente y horneamos (horno precalentado a 170 grados) durante 1 hora aproximadamente (cuando el palito salga seco). Los 40 primeros minutos lo hornearemos con papel de plata encima.
-Dejamos enfriar y cortamos en cuadraditos pequeños.

ELABORACIÓN de la cobertura:
-Cortamos o trituramos el chocolate. Reservamos.
-Revolvemos la leche con el cacao y el azúcar en un cazo al fuego y llevamos a ebullición. Retiramos.
-Añadimos el chocolate.
-Bañamos los cuadraditos de bizcocho en la salsa de chocolate mientras todavía esté caliente; yo utilicé 2 tenedores para que el proceso no resultase demasiado pringoso.
-Rebozamos los cuadraditos (ya chocolateados) en coco rallado.
-Dejamos que se sequen.

El resultado son unos sabrosos bocados cuya mezcla de bizcocho, chocolate y coco es un acierto. El hecho de hacerlos en versión “mini”, en mi opinión, un doble acierto. Con ellos os dejo, deseándoos que paséis una muy feliz semana!!!

mini lamingtons

7 comments

  1. María = Kika says:

    Me encanta el post de hoy, que risa al leerlo.

    Si es que te estoy viendo, ji ji ji … pero mientras iba leyendo, pense que el final sería “La bañera de los Hermanos Marx” con todo el equipo de piratas y barcos.

    Un besazo y feliz semana.

    María

  2. Kichi says:

    Qué buena pinta tiene la receta de hoy y cómo me he reído con la anécdota, imaginándome perfectamente la situación y las caras de los piratas. Me anoto la receta. Besitos

  3. Susana says:

    Lo del baño relajante mientras los niños estén despiertos es un pelín arriesgado, aunque veo que ya te has dado cuenta, jaja. La receta me encanta, pienso hacerla esta semana, además me parece una idea estupenda para la merienda. Un beso y feliz semana!

  4. Apfelstrudel Kuchen says:

    Que pastelitos tan bonitos y segurísimo que ricos!!! Me muero por probarlos mi querida Marta!!! Las fotografías y tu texto como siempre impecables!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

  5. Mónica says:

    buenas Marta! Que ya estoy de vuelta por la Red. Qué ricos los bizcochos, pero sobre todo qué real todo lo que cuentas, el día a día con niños, la falta de tiempo y espacio que todas necesitamos y las alegrías que nos da el blog de poder compartir con otras. Totalmente de acuerdo. Un besote guapa.
    Monie

Deja un comentario


*