Muffins de plátano y chocolate

muffins de plátano y chocolate“El día menos pensado sacará una paloma de la chistera”- recuerdo haber pensado más de una vez, pasada mi infancia y con ella, la época de gran parte de mis manías alimentarias…
Mi abuela era la mejor prestidigitadora que he conocido, capaz de convertir conejos en pollos, tortillas de patata con cebolla en “tortillas sin” y experta en camuflar frutas o verduras hasta hacerlas imperceptibles a los ojos de sus nietas, maniáticas todas ellas… ¿Su técnica? Sustituir, sólo de palabra, el ingrediente no deseado.
Durante algunos años fingí seguir creyendo sus palabras; en el fondo me hacía gracia y supongo que al hacerlo, sentía que perpetuaba mi infancia pero llegó un día en que me vi mayor para seguir con aquel juego y decidí liberarla, para siempre, de la pesada tarea de tener que mentir.
-“Abuela, ya me gusta el conejo; no tienes que seguir diciendo que es pollo”.
-“Ahaaa…”- En un primer momento pareció dudar pero enseguida me miró con ojos traviesos y dijo, con la naturalidad y el desparpajo que siempre la caracterizaron: “¿A que está rico este conejo?”
-“Sí, abuela, está muy rico”.
Y atrás quedaron los días de mentiras piadosas y trifulcas alrededor de una mesa.
Hace unos días, al hacer estos muffins, de pronto reviví una de aquellas escenas y pensé que a ella, a mi abuela, la gran prestidigitadora, le habría venido muy bien esta receta cuando la que os escribe se negaba a comer plátano. Sólo que ella jamás los habría llamado muffins, claro…

INGREDIENTES:
-3 plátanos (medianos) maduros
-125 gr de mantequilla derretida
-220 gr de harina (normal o integral)
-100 gr de azúcar
-2 huevos grandes
-1 sobre de gasificante morado+blanco (o 1 cucharada de levadura química+ 1/2 cucharadita de bicarbonato)
-80 gr de pepitas de chocolate

-Esmagamos bien los plátanos con un tenedor hasta conseguir una textura sin “tropezones”.
-En un bol mezclamos la mantequilla con los huevos batidos.
-En otro bol mezclamos la harina, el azúcar y los sobres de gasificante.
-Agregamos la mezcla de los huevos, a continuación el puré de plátano y mezclamos todo hasta que quede bien mezclado (aunque sin revolver más de la cuenta).
-Añadimos las pepitas de chocolate y revolvemos una vez más.
-Vertemos la mezcla en cápsulas para magdalenas y horneamos (horno precalentado a 200 grados) durante unos 20 minutos.

Estoy segura de que será una receta que tendrá éxito en vuestra casa y que, si la probáis, haréis una y otra vez.
Si queréis saber algo más sobre mis “manías”, podéis pinchar aquí. Si lo que queréis es otra receta hecha con plátano y una de las que más éxito ha tenido y tiene dentro y fuera de  mi casa, podéis verla aquí. Si queréis saber la fuente de  la receta, la encontraréis en el blog de Paula, un blog amigo, I Love Bugs. Por lo demás, ¡que tengáis una muy feliz semana!!!

muffins de plátano y chocolate

19 comments

  1. Cakes para ti says:

    ¡¡Hola Marta!! ¡¡Cómo son las abuelas!! ¡¡Se las saben todas!! Pues, suerte que tus gustos hayan evolucionado (a mi me sigue sin gustar el conejo y la tortilla con cebolla), para alegría de tu abuela, y para los que te inviten a comer a casa, je, je.
    Respecto a los muffins (o magdalenas, como diría tu abuela), a mi me gustan todos, lleven lo que lleven (bueno, si llevan conejo, creo que no). Estos de plátano y chocolate tienen que ser fantásticos, por lo menos en apariencia los son, y de sabor, ¡¡seguro que riquísimos!!. Feliz semana y besitos.

  2. Susana says:

    Es verdad, la abuela era única “engañándonos” con la comida, esta receta le hubiese chiflado!!! Un besazo enorme!!!

  3. Macamen says:

    Marta que buenos !!!!!! A mi siempre se me quedan platanos mmaduros a la espera que alguién se los coma lo veo una manera deliciosa de aprovecharlos, un beso enorme !!!

  4. Merchi says:

    Hola Marta!!
    No he tenido el gusto de probar los muffins de plátano, pero no lo dudaría ni un segundo viendo los tuyos. Además estos tienen chocolate lo que hará que todavía estén mucho más ricos. El plátano es una fruta que me gusta mucho, no puedo comerlo tanto como yo quisiera pero de vez en cuando cae alguno bien madurito que me consuela. Disfrutaría con estos muffins, sip.

    Bicos

  5. Sra. Bicho says:

    Hola Marta! que ilusión ver por aquí mi receta!! Mi madre era también única con los engaños, de hecho el Sr. Bicho todavía cree que el conejo es pollo, jajajjaaa, un beso muy fuerte!

  6. Kichi says:

    Me encantan las fotos de hoy!!!, tienen algo especial. Y los muffins muy apetecibles; a la prestidigitadora le hubiese encantado hacerlos para sus nietas.
    Besitos

  7. laboticariadesquiciada says:

    ¡Jajajaja! Creo que deberías leer la entrada de hoy de Consuelo, con sus muffins de chocolate y el ingrediente secreto que sus hermanos no detectaron.
    En casa también somos mucho de hacer esas cosas que cuentas de tu abuela, lo que pasa es que ya van siendo mayorcitos y no cuelan muchas veces!!!
    (Por cierto, yo odio el sabor a plátano, seguro que lo notaría aunque estuviera camuflado, jeje)
    Besos.

  8. lolita says:

    jajajaja como era la abuela!!! Me encata la receta Martita, como todas. Pero leerte es muy gratificante, suelo dedicar un día para empaparme con los textos, y leer todos los comentarios. jajajaj la cabra!!!! no me gustaría estar en Tu lugar.
    Muchas gracias por este maravilloso blog. Besitos.

  9. Mary says:

    Ay, las abuelas y las madres…La de cosas que a veces tenemos que decir movidas por el cariño, las buenas intenciones y… la necesidad!!!
    Deliciosos muffins, ideales para casi cualquier momento de día…Qué apetecibles!!!Enhorabuena!!!

  10. moniegcenteno says:

    Hola Marta! Pues a mi nunca me tuvieron que camuflar la comida, me gustaba todo y siempre quería probar cosas nuevas, preguntaba lo que llevaban las cosas para aprenderme los ingredientes(cocinera precoz que es una) pero yo con mis hijos si que los engaño, y me encanta ese aspecto de madre de hacer lo que sea para que los pollitos estén bien alimentados. Los muffins geniales. Un beso y feliz semana.
    Monie

  11. Helena says:

    JAJAJAJA, lo que no hagan las abuelas no lo hace nadie… Yo también era muy maniática para comer y ahora me ha tocado en suerte una hija peor que yo (palabras de mi madre que es peor que yo, así que imagínate para que mi madre diga esto cómo es, porque yo ya era mala mala) así que ahora me toca a mí camufar ingredientes, cortar las cosas tan minúsculas que casi no se ven para que no las note… ainnsssss, tu abulea me habría podido dar mil trucos distintos. Magníficos muffins y unas fotos impresionantes. BS

  12. Yaiza says:

    Creo que en todos hemos tenido en nuestras familias una abuela o una madre que nos contaba mentiras piadosas para que comiésemos bien. Y lo curioso es que muchos de aquellos alimentos que odiábamos de pequeños los comemos ahora sin rechistar.
    En cuanto a los muffins, me encantan. Me gusta mucho usar plátano en bizcochos por el sabor y la jugosidad que le aportan.
    Besos!

  13. Yamile Barraza says:

    Que graciosa historia, me hizo recordar la forma que mi abuela hasta ahora trata de hacer comer pescado a mi abuelo y como a él no le gusta le dice que es pollo, jeje. Por cierto estos miffins de plátano y chocolate te quedaron divinos. Saludos…

Deja un comentario


*