Bizcocho de plátano

bizcocho de plátanoUna de las mayores metamorfosis de la vida se produce cuando te conviertes en padre; en ese mismo instante comienzan a aflorar en tí una serie de “estados” o “cualidades” que antes no tenías:
-Pérdida de vergüenza- Para empezar, te oyes a tí misma (y lo que es peor, los demás también te oyen) empleando unas palabras cuyo significado sólo conoces tú y unos eufemismos capaces de sonrojar al más pintado.
-Cambio de hábitos- En la ducha y en el coche solías cantar… los Rolling, Elton John o hasta la canción del verano… pero un buen día, una melodía inesperada sale de tu garganta y te oyes tarareando la banda sonora de “Dora la Exploradora”… Intentas apartarla de tu mente… ¡demasiado tarde! ya se ha instalado allí para el resto del día.
-Pérdida de intimidad- Solíais ser dos en cama y ahora tu cama parece el camarote de los hermanos Marx. Todavía recuerdas cuando fuisteis a elegirla y bendices el momento en que decidisteis comprar una grande… porque hay noches en las que acabáis siendo cuatro en cama, y con tantas patadas y manotazos, te levantas con la sensación de haber dormido con el Orfeón Donostiarra al completo.
-Paciencia- Eso sí que nadie te lo puede negar… Eres capaz de repetir las cosas una y otra vez sin que se te note que has perdido los nervios… “Los pies fuera del sofá”, “los codos fuera de la mesa”, “los dedos fuera de la nariz”, “la comida dentro de la boca”… y tú, que nunca lo fuiste, descubres que eres infinitamente más paciente de lo que jamás creiste llegar a ser.
-Manipulación- Pues sí, aprendes a manipular (o a “orientar” y “guiar”, como a tí te gusta llamarlo), y es que ¿qué hacer, por ejemplo, si el niño ha puesto sus ojitos en el juguete más caro del mercado y te comunica, decidido, que ése es, sin duda, el regalo que pedirá a los RRMM? Pues “dirigir” su interés hacia otro juguete, más barato y “muchíiiiiiisimo más bonito”, claro.
-Mentira- Como eres una manipuladora, ya te da igual mentir un poco más (o “maquillar la verdad”, como a tí te gusta llamarlo)… y he aquí el quid de la cuestión: tienes dos hijos… Bueno, será mejor que deje de esconderme detrás de un tiempo verbal inexacto… TENGO dos hijos; a uno no le gustan los plátanos y el otro bien podría llamarse Baloo; en cambio, a los dos les gustan los bizcochos así que, ¿qué hace una madre que quiere que sus hijos coman fruta? Pues “mentir” un poquito (bastará con omitir la palabra “plátano”, en realidad)… Y de esa mentira piadosa nace este bizcocho cuyo ingrediente principal quizás no llegue a sospechar tu hijo…

INGREDIENTES:
-350 gr de plátanos (aprox 3 plátanos medianos)
-270 gr de harina
-125 gr de azúcar
-50 gr de azúcar moreno
-2 cucharaditas de levadura en polvo
-150 gr de mantequilla
-3 huevos
-1/2 cucharadita de sal
-1/2 cucharadita de canela en polvo
-1 yogur natural

-Pelamos los plátanos y los aplastamos con un tenedor.
-Batimos los huevos en un bol grande; añadimos los dos tipos de azúcar, la mantequilla (ablandada), el yogur y el plátano y volvemos a batir.
-Añadimos la harina tamizada con la levadura, la sal y la canela y mezclamos bien.
-Vertemos la mezcla en un molde (previamente engrasado); yo utilizo un molde de plum cake.
-Horneamos (horno precalentado a 180 grados) durante 1 hora- 1 hora y 15 minutos o hasta que el palito salga seco.
-Fuente de la receta: Revista “Lecturas”.

El resultado es un bizcocho contundente con un sabor frutal, ideal para los desayunos o meriendas… ¡Que tengáis una muy feliz semana!!!

bizcocho de plátano

26 comments

  1. ideasmama says:

    Increíble la metamorfosis, verdad? Quién nos hubiera dicho???, pero sin dudarlo repetiriamos la experiencia. Muy buena la receta!!! ya te contaremos como nos queda a nosotras. Besos

    • martaestevezansede says:

      ¡Muchas gracias, chicas!! Sí, la verdad es que…¡quién nos lo iba a decir a nosotras, ¿verdad?!! Cuánta razón tenía Forrest Gump, con su frase sobre la vida, las sorpresas y la caja de bombones!!!
      Ah! Y si hacéis el bizcocho, ya me contaréis!!
      Un besito.

  2. Kichi says:

    Cómo me he reído Marta!!, poniéndole cara a los protagonistas de las situaciones que cuentas. Qué buena manera de empezar el lunes, con una sonrisa y aprendiendo una receta nueva. Mejor imposible!!!
    Besitos y buana semana.

    • martaestevezansede says:

      ¡Qué bien haberte hecho reir, Kichi, en una fea mañana de lunes como ésta!! ¡Y si además te gusta la receta… mejor que mejor!!
      Un besito.

  3. Cakes para ti says:

    ¡¡¡Hola Marta!!! Ummm, que delicia de bizcocho. Me gustan todos los bizcochos del mundo. Este es uno de mis pendientes, y espero algún día llevarlo a cabo, porque, ¡uf!, qué cúmulo de recetas en mi cabeza. Supongo que a ti te pasará igual.
    Yo como todavía no tengo hijos, aún conservo la intimidad, je, je. La paciencia la tengo infiniiiiiita (cuando das clases y tienes cientos de alumnos no te queda de otra). La manipulación (pues alguna vez que otra con mi chico, ji, ji) y las mentiras, igualmente como las tuyas, piadosas, a mis alumnos les digo: -muy bien, muy bien (aunque por dentro piense que tienen dos pies izquierdos, ja,ja). Pero hay que ser diplomática, siempre. Gracias por tus reflexiones, feliz semana.

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias a tí, Isabel!! Por supuesto que me pasa igual con las recetas pendientes… pero como soy tan “enrevesada”, me cuesta tremendamente tener que elegir una…
      Un besito.

  4. Susana says:

    Marta, me he sentido muy identíficada con la metamorfosis, sobre todo con lo de la vergüenza y la manipulación, vergüenza que nos hizo pasar ayer Alvarito cuando fuimos a comer fuera y en el medio del restaurante se puso a gritar: “Mamá, quiero hacer cacaaaaa”, y manipulación cuando a Pablillo se le antojó pedirle a los reyes una cosa de Stars Wars tan cara, que nos hubiese dejado todo el mes sin comer… En fin, anécdotas a parte, la receta fantástica como sienmpre!!!

    • martaestevezansede says:

      Jaja, es que ¡cómo somos las Estévez-Ansede de sinvergüenzas y manipuladoras!!! Pero por el bien de todos, ¿a que sí??
      Un besito.

  5. Beatriz says:

    Genial el relato!! estas historias se repiten de generación en generación y todas las que somos madres sabemos de que van estas vivencias….El bizcocho muy nutritivo y muy rico.

  6. xabilikeschocolate says:

    Muy rico, el bizcocho de plátano, siempre es un acierto. Ya veo que este no tiene nueces ni pasas, como algunos… Una, que tambien tiene dos hijos, y ya ha cometido el error anteriormente de hacer pan de plátano con nueces o pasas, y se lo ha acabado comiendo todo todito…jaja
    Muy divertida tu explicación de la metamorfósis, genial…
    Besos
    Maite

    • martaestevezansede says:

      ¡Muchas gracias, Maite!! Tienes razón, a los niños, cuantos menos tropezones les echemos, mejor… a no ser que los tropezones sean de chocolate, claro, que por cierto, le irían muy bien a este bizcocho. ¡Me alegra que te haya gustado mi resumen de la metamorfosis…
      Un besito.

  7. laboticariadesquiciada says:

    ¡Cómo me he reído con tu sinónimo de manipular! ¡Dónde va a parar, guiar es muchísimo mejor, jajaja! De eso yo sé un rato, tengo una licenciatura cum laude, imagínate, con TRES iguales, que se llevan poquísimo.
    A mí los plátanos dámelos crudos, que me encantan, siempre y cuando no estén muy maduros (que entonces ya saben mucho a plátano…), pero el sabor a plátano no lo soporto, ni los yogures de plátano, ni los chicles, ni nada que se le parezca. Yo creo que es porque de pequeña tomé frascos y frascos de un jarabe contra la cistitis que se llama (aún existe) Fosfocina, y sabía a plátano. Creo que le cogí tal manía que ahora no aguanto que algo sepa a plátano, así que entiendo a tu hijo!
    Un besico.

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias, boticaria!! La verdad es que a mí tampoco me gusta el plátano, a no ser que vaya disfrazado, como en esta ocasión…
      Pues con tres niños, casi no te voy a explicar nada más, ¿verdad??
      Un besito.

  8. Nuria Eme says:

    Me he reído con tu entrada, como no te imaginas.
    Mis hijos han superado algunas etapas como la de venir a la cama o Dora la esploradora {están en edad unirversitaria}….pero tus percepciones y metamorfosis las tengo presentes como si fuesen ayer. Claro que la del maquillar y la reconducir gustos sibaritas jaja, la sigo practicando continuamente con kilos y kilos de paciencia.
    El plátano, no sabes la producción que tengo ahora, así que los bizcochos con esta fruta son habituales y siempre bien recibidos por todos, hasta los que no los quieren al natural. Me llevo tu receta, ya te contaré.
    Besotes, mi niña.

    • martaestevezansede says:

      ¡Muchas gracias, Nuria!! Si te has reído es porque todo te suena, ¿verdad??
      ¿Así que tienes una producción de plátanos?? ¡Mi pequeño Baloo estaría encantado!! Si al final te animas a hacer la receta, cuéntame, porfa!!
      Un besito.

      • Nuria Eme says:

        Marta, receta hecha y confirmada, está buenísima.
        He estado mirando por si tenías un correo para enviarte foto con adelanto porque no sé cuando la publicaré, pero no lo encontré.
        Como siempre hice alguna modificación, con el día tan horrible no quería salir de casa a comprar, pero la base es la misma.
        Rico, rico de verdad.
        Besotes gordos, mi niña, buen finde.

        • martaestevezansede says:

          ¡Hola, Nuria!!! ¡Cómo me alegro!! Mi email es: m.estevez.ansede@gmail.com La verdad es que no se ve muy bien en el blog; creo que sale pinchando la foto del logo de abajo de todo… debería de cambiarlo. El caso es que me alegro muuuuucho de que te haya gustado esta receta y más aún de que te animes a publicarla!!
          Un besito grande.

  9. Laurel y Menta says:

    Hola Marta!! Nosotras me temo que ya hemos superado esa etapa, aunque suscribimos punto por punto cada “estado” del que hablas; bueno, en realidad seguimos practicando alguno de ellos, es inevitable por mucho que hayan crecido nuestros vástagos :D
    En cuanto al bizcocho, qué podemos decir: delicioso. Nosotras, desde que comenzamos a hacer “banana bread”, los cakes con plátano se han convertido en uno de nuestros favoritos…
    Tomamos nota, por supuesto.
    Miles de besiños.

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias, chicas!! Sí, yo creo que hay “cualidades” con las que ya me quedaré hasta que sean totalmente adultos!!!
      Me alegra que os guste la receta; con la cantidad de bizcochos que hacéis vosotras, seguro que habréis hecho algunos parecidos!!
      Muuuchos besiños.

  10. apfelstrudelkuchen says:

    No me canso de leer tus introducciones a los post!!! Como me gusta eso de maquillar la verdad, jejeje. Que bueno!!! Igual de bueno que tiene que estar ese bizcocho de plátano, mmmmmm!!!!

    Un besito Marta,
    Sandra von Cake

    • martaestevezansede says:

      ¡Muchas gracias, Sandra!! ¡No te canses nunca, por favor!!! Y yo no me canso nunca de leer tus comentarios!!!
      Un besito.

  11. Monie says:

    Cómo somos las mamás, y las mujeres en particular, sin estas características que has nombrado el mundo no iría a ninguna parte. Es buenísimo cuando una empieza a escucharse, es verdad, y cuando te ves diciendo a tus hijos lo que te decís tu madre y que tanto odiabas? Momentazos. Y a mi como me encanta el plátano y a mis peques también, sin problema me lo apunto. Un beso

    • martaestevezansede says:

      Pues sí, Monie… ha sido, es y creo que siempre será así… pero son los momentos que, cuando los recuerdas, te arrancan una sonrisa… ¡aunque no me importaría dormir un poquito mejor!!!! ¡Me alegra que te haya gustado el bizcocho!
      Un besito.

Deja un comentario


*