Galletas de avena (tipo Hob Nobs)

galletas de avenaHay días así…en los que ya antes de levantarte sabes que vas a tener un día que yo llamo de “nube negra sobre la cabeza”… pero aun así te levantas, te miras en el espejo, descubres que tienes el ceño fruncido y te invade la sensación de que, si no haces nada para remediarlo, éste te acompañará todo el día … definitivamente has empezado el día con mal pie y sientes que cualquier cosa que emprendas “hoy” saldrá mal…
Hace unos días tuve un día de “nube negra” y ceño fruncido… cogí una taza para desayunar y se me rompió, me enfadé todavía más, alimentado con ello mi más que avanzado estado de irritabilidad, cogí el coche y me sentí la versión Peugeot de “Sor Citroen” al volante… y los bocinazos en dos rotondas vinieron a corroborar que mi torpeza era más un hecho que una sensación… entré en un supermercado para hacer la compra y se me cayó una caja de galletas y con ella todas las de su fila… resoplé y maldije mi mal día… recogí a mi primogénito en el colegio… más bocinazos al aparcar… hice la comida, incapaz de poner ningún tipo de mimo en ella y pensé que quizás una siesta, coincidiendo con la de los niños, obrase el milagro de reparar tan nefasto comienzo de día… pero claro, fue reclinar la cabeza y empezar el pequeño a llorar… su llanto se mezcló con mis gruñidos y como una Scarlett O´Hara sobreactuada, a los pies del árbol de Tara, maldije mi mala suerte…Entonces recordé que en mi “orden del día” figuraban unas galletas de avena que hacía tiempo que quería hacer… cogí la receta y la leí, empecé a mezclar los ingredientes y al cabo de un rato me sorprendí a mi misma canturreando… la “nube negra” estaba dejando paso al sol y me atreví a llamar a los niños para que colaborasen con el cortapastas… pero será mejor que empiece por el principio…

INGREDIENTES (para 18 ó 20 galletas):
-150 gr de harina integral
-50 gr e copos de avena
-60 gr de azúcar moreno
-75 gr de mantequilla
-1/2 cucharadita de bicarbonato
-4 cucharadas soperas de nata líquida
-1 cucharada sopera de agua
-1 pizca de sal
-Chocolate negro de cobertura (opcional)

-En un bol mezclamos la harina con los copos de avena, el azúcar moreno, el bicarbonato y la sal.
-Incorporamos la mantequilla en dados pequeños y mezclamos con los dedos hasta que se unan bien los ingredientes y quede una mezcla arenosa.
-Hacemos un hueco en el centro y añadimos la nata líquida y la cucharada de agua y mezclamos hasta que quede una pasta homogénea.
-Formamos una bola, la envolvemos en film transparente y la dejamos reposar en la nevera (como mínimo 1 hora).
-Precalentamos el horno a 180 grados y forramos una bandeja de horno con papel vegetal.
-Estiramos la pasta con un rodillo, poniéndola entre papel de horno (abajo) y film transparente (encima). Yo fui cogiendo porciones pequeñas y cortando de una en una.
-Cortamos con un cortapastas o un molde redondo de emplatar y las vamos colocando sobre la bandeja de horno.
-Horneamos hasta que estén doraditas (12-15 minutos).
-Podemos bañarlas en chocolate (yo bañé sólo unas pocas porque me pareció que estas galletas están muy buenas así, sin nada…).
-Esta receta se la debo al blog Cocinerando.

El resultado son unas galletas extraordinariamente sabrosas, donde se mezcla el sabor de la mantequilla con el del cereal… dicen que como las Hob Nobs… en mi opinión mucho más ricas… En fin, con ellas os dejo y con la historia de cómo unas galletas de avena cambiaron el rumbo de un día que no había empezado bien…¡Que tengáis un feliz comienzo de semana…sin “nube negra”!!!

galletas de avena

28 comments

  1. 1 says:

    Es cierto, muchas veces nosotros mismos cargamos ese mal día, o cuando menos lo alimentamos con mas mal humor. Para mi tambien la cocina tiene el don de calmarme… Es como yo lo llamo mi yoga particular.

    La receta me la llevo porque las galletas se ven tremendas y si hay algo que me gusta es la avena y especialmente en forma de galletas “hob-nob”. Yo soy mas de de este tipo de galletas que de una “oreo” por ejemplo. Soy muy rustica.

    Bss y seguro que tu semana, habiendo empezado con este pie, será de nube blanca.

    Virginia “sweet and sour”

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias, Virginia! Yo también soy de este tipo de galletas, por la misma razón que prefiero un bizcocho a una tarta rellena, así que soy también rústica, como dices. ¡Feliz comienzo de semana de nube blanca para tí también!!
      Un besito.

  2. Esther says:

    Esos días con la nube negra sobre la cabeza, mas valdría quedarse en la cama :), me alegro que al final todo se arreglase y hoy podamos disfrutar de estas maravillosas galletas :), me encantan, un beso

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias, Esther!! La verdad es que en días como ése dan ganas de quedarse en cama aunque me temo que eso para mí es misión imposible!!
      Un besito.

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias, Helena! A veces no está mal sacar el humor para narrar las cosas que nos pasan porque de esa manera las desdramatizamos…
      Un besito.

  3. Susana says:

    Las galletas de avena son riquísimas, ñam, que hambre!!! Lo bueno de las nubes es que siempre dejan paso al sol…
    Un besazo!!!

  4. Sara Martínez Rodríguez says:

    Ay que bueno Marta!, no se que me encqnta mas de tu blog si las recetas estupendísimas o ese arte narrativo que las precede jejeje….. eres de lo mas descriptiva! Yo es que desde que nacio mi cuarta pequeñaja tambien vivo entre nubes y claros!!!!! Tengo una preguntilla….es lo mismo copos de avena que harina de avena? Recuerdo haber hecho hace tiempo unas que también llevaban orejones y miel que estaban deliciosas, toca probar estas que dicen comeme desde mi pantalla! Jajaja
    Buena semana!!!!

    • martaestevezansede says:

      ¡Muchas gracias, Sara!!! ¡Me hace mucha ilusión leer esto!! Te cuento, la avena de esta receta es en copos pero no los copos enteros sino los que vienen un poco desmenuzados… eso hace que la galleta tenga esa textura un poco más “integral” aunque al mismo tiempo tienen un toque a mantequilla que las convierte en unas galletas tanto para desayunar como para tomar con un té a media tarde…
      ¡Buena semana de claros para tí también, Sara!!!
      Un besito.

  5. lolita says:

    Ya quedó claro desde el comienzo de esta andadura, este maravilloso blog.
    Recetas insuperables, pero Tus narrativas comenzando las recetas, me tienen enganchada!!!!!
    Hacen de mis días con “nube negra” me saquen una sonrisa y encima me enseñan una buena receta.
    Gracias

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias a tí, Loly!!! Me hace mucha ilusión poder contribuir un poquito a disipar tus nubes negras…
      Un besito grande.

  6. catypol says:

    Pues si supiste salir con éxito del mal día es un logro que bien se puede recompensar con unas galletas de avena, deliciosas y sanas, además seguro que lo niños se divirtieron y eso hace que el sol brille más.
    Una receta de buen gusto y buen humor a tener en cuenta.
    Un besito

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias!! Pues sí, las cosas no son siempre como empiezan… y afortunadamente ese día acabó mejor de lo que había empezado…
      Besitos.

  7. Sory says:

    Hola!!! siempre sale el sol después de la tormenta y este sol ha sido uno muuuuuy dulce y delicioso. Con estas galletas se le levanta el ánimo a cualquiera. Me encantan las secuencias de fotos de tus post. No sabes cómo me alegro de tu visita, así he podido descubrirte.

    Un besazo

  8. Carmen says:

    Hola! Despues de la nubes negras sale el sol….o eso espero, yo tengo días así y rachas así (ahora creo que estoy en una de las segundas)…pero tambien pasan. La cocina ayuda a que si? a mi estos dias me cuesta mucho meterme pero una vez dentro no quiero salir.bs ,q bonito blog, no lo conocia pero ahora tambien me veras por aqui.

    • martaestevezansede says:

      ¡Hola Carmen! Pues sí, siempre termina saliendo el sol, y la cocina, si te gusta, también puede ayudar…
      Me alegra que te guste mi blog.
      Besitos.

  9. Manderley says:

    Pues para haber tenido una nube negra te han quedado geniales las galletas!! Desde luego tienen una pinta deliciosa y es que a veces cuando no estamos muy finos para algunas cosas para otras se bordan.

    Besos guapa.

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias, Manderly!! Pues sí, al final no acabó mal el día… gracias a unas galletas… ¿quién me lo iba a decir??
      Besitos.

Deja un comentario


*