Solomillo de cerdo con foie y manzanas

solomillo de cerdo con foie y manzanasA veces las cosas no salen como las planeas… La primera comida que hice para mis suegros fue un completo desastre… Fue hace ya unos años, estrenábamos casa, nos habíamos ido a vivir al campo, lejos de nuestras familias y queríamos que nuestros padres viniesen a vernos para que viesen lo bien que nos iba en nuestra nueva casa… tantas ganas tenía yo de que todo saliese bien, que creo que precisamente por eso, todo salió mal…
Puse una mesa bonita, saqué la cubertería de plata (regalo de mi suegra) e hice una comida que pensé que sería sencilla pero rica… Mi menú para aquel día fue: unos pastelitos choux con salmón, como los que publiqué aquí, y jamón para tomar con un vino antes de la comida, un arroz con calamares en su tinta como plato principal y un pudding de higos de postre… Pues bien, lo único que resultó bien fueron los entrantes… el momento de sentarnos a la mesa y llevarnos la comida a la boca todavía lo recuerdo… los calamares duros y el arroz crudo… incomible 100%, incluso para unos suegros bienintencionados como los míos… aquel plato no tenía defensa, lo mirases por donde lo mirases, así que desoyendo las recomendaciones de la marquesa de Parabere (en su Enciclopedia Culinaria) de que prácticamente has de permanecer impasible aunque tu comida haya salido fatal, me levanté con determinación, recogí los platos y haciendo un favor a mis sufridos comensales, dije: “Esto es incomible, los retiro”. Ninguno protestó ni ofreció la más mínima resistencia… sólo mi suegro, siempre dispuesto a echarme un capote, utilizó la táctica de desviar el foco de atención hacia otra persona… y dijo: “Las primeras lentejas que hizo tu suegra… eso sí era una bazofia”… Silencio total… Yo pensaba que ya nada podía salir peor… pero sí que podía… Cuando llegué a la cocina con los platos llenos, me dije: “no preguntes si alguien quiere otra comida porque no tienes un “plan B”, así que tú pon el postre y ya está”… Lo puse y pensé que, con los estómagos medio vacíos, devorarían el pudding con furia visigoda… pero no fue así; viendo la escena, pregunté qué ocurría… y mi suegra me sacó de dudas al instante: “es que no somos demasiado aficionados a los higos… pero está muy rico”… ¡Pues claro! ¡Cómo no se me había ocurrido investigarlo antes! Aun así, como son muy educados, se comieron su ración.
En fin, os estaréis preguntando a qué viene todo este rollo anecdótico-familiar… pues que hoy os traigo una propuesta 100% exitosa, sencilla a más no poder y a prueba de principiantes… sencillo pero sofisticado, idóneo para cualquier comida en casa con amigos, jefes, suegros… para comer en familia o para el día del padre, por ejemplo. Es una receta que hace mi amiga María y yo le he añadido una salsa que creo que le va muy bien, para que el solomillo no resulte tan seco; además, el jugo que va soltando el foie hace que las manzanas y la cebolla se confiten y la combinación es simplemente perfecta.
Yo pondré las proporciones para un solomillo y que cada uno decida cuántos poner…

INGREDIENTES:
-1 solomillo de cerdo
-Un buen foie de lata
-1 cebolla
-2 manzanas (yo utilizo Royal Gala)
-Sal
-Aceite de oliva virgen extra
-Arroz salvaje
-Una cucharadita de mantequilla

-Hacemos unos cortes al solomillo con una distancia de 2 ó 3 cm entre corte y corte.
-Introducimos un trozo de foie en cada corte.
-Picamos la cebolla.
-Cortamos las manzanas en dados pequeños.
-Precalentamos el horno a 180 grados.
-En una fuente de horno con un fondito de aceite y un trozo generoso de foie, ponemos el solomillo, la cebolla picada y las manzanas cortadas.
-Dejamos que se ase hasta que adquiera el punto que más nos guste y durante ese tiempo, de vez en cuando, bañamos la carne con un poco del jugo que suelta.
-Yo lo acompaño con arroz salvaje; me parece que le va muy bien; para ello sólo tendréis que hervirlo (siguiendo las instrucciones del fabricante), normalmente 20 ó 25 minutos en abundante agua con un poco de sal y una cucharada de mantequilla.
-Si queréis, podéis triturar la mezcla de manzanas y cebolla, por si a alguien no le gusta encontrarse esas texturas; aunque yo lo encuentro mejor sin triturar.

En fin, fácil-facilito… para que no os ocurra lo que me ocurrió a mí… Después de esa primera comida ha habido muchas otras, con más o menos acierto, pero ninguna tan desastrosa como aquella primera… Anécdotas aparte, ¡os deseo un feliz día de San josé, del padre o lo que sea que celebréis!!!

 solomillo de cerdo con foie y manzanaas

14 comments

  1. Apfelstrudelkuchen says:

    Hola Marta!!!

    Me has sacado una sonrisa ya de mañana con la anécdota de tu primera comida para tus suegros. Es verdad, doy fé de cuánto más te empeñas en que algo salga perfecto no sé como es que acaba siempre al revés!!! Será la Ley de Murphy!!! Jajajaja

    La receta que nos has mostrado me ha dejado con la boca abierta. Es super interesente y tiene que tener un sabor… Esta me la guardo para hacer en una ocasión especial!!!

    Un besito y muchas gracias,
    Sandra von Cake

    • martaestevezansede says:

      ¡Gracias Patt! Es que del cerdo no sólo se aprovecha todo sino que también combina con casi todo… yo también lo hago con ciruelas, tanto el cerdo como la ternera y ese dulzor les queda muuuy bien!
      Un besito.

  2. Alea says:

    No me creo que tu primera cómi da fuese un desastre seguro que exageras. En fin yo te conozco en tu cocina y eres una anfitriona de primera, un besiño.

    • martaestevezansede says:

      Te aseguro, Ana, que fue un completo desastre… ellos todavía se acuerdan.
      ¡Gracias por tus piropos!
      Un besito.

Deja un comentario


*