Pudding de pan y naranja

A menudo y sin pretenderlo surge una anécdota relacionada con las recetas que os presento… pero la de hoy no tiene que ver con ningún recuerdo asociado a la receta sino con el “making of” de la sesión fotográfica post elaboración del pudding… Lo que ocurrió fue consecuencia de lo que podría llamarse “efecto dominó”… Estaba fotografiando a “mi dulce criatura”, cuando una de mis muletas se cayó sobre mi brazo, haciendo que perdiese mi ya poca estabilidad. Para poder agarrarme y no caerme, solté el aparato fotográfico, que fue a parar dentro del pudding… Los minutos que siguieron al incidente fueron caóticos… mi pobre pudding desquebrajado, mi iphone buceando en su interior y yo maldiciendo mi mala suerte…Al menos el sabor del pudding no se vio alterado y el aparato pudo ser felizmente rescatado… Afortunadamente la sesión fotográfica ya estaba avanzada y puedo mostraros alguna prueba de su aspecto.

INGREDIENTES:
-600 ml de leche
-2 cucharadas de mantequilla (y un poco más para engrasar)
-225 gr de azúcar
-La ralladura de una naranja
-4 huevos (las yemas separadas de las claras)
-85 gramos de miga de pan blanco
-1 pizca de sal
-Mermelada de naranja

-Calentamos a fuego lento la leche con la mantequilla, 75 gr de azúcar y la ralladura de naranja.
-Batimos las yemas de huevo en un cuenco y poco a poco vertemos la leche por encima, removiendo.
-Añadimos el pan. Pasamos la pasta a una fuente de horno previamente engrasada.
-Precalentamos el horno a 180 grados.
-Dejamos reposar la pasta unos 15 minutos.
-Cocemos el pudding en el horno durante media hora aproximadamente o hasta que haya cuajado.
-Sacamos la fuente del horno pero no lo apagamos.
-Cuando el pudding esté frío, extendemos con suavidad la mermelada (podrá ser amarga o dulce… eso lo elige cada uno) y lo recubrimos con una espátula.
-Para hacer el merengue, batimos las claras a punto de nieve con la sal y le vamos añadiendo poco a poco el resto del azúcar.
-Cubrimos el pudding con el merengue, haciendo pequeños montículos con una manga pastelera.
-Cocemos el pudding en el horno 20 minutos más, hasta que el merengue esté dorado y crujiente.

Este pudding aparece en el libro “Postres” de Parragon; lo denominan “el rey de los puddings”… y la verdad es que no me extraña porque está realmente rico.
Comenzamos la semana aprovechando el pan duro de días anteriores para hacer esta receta… y hablando de aprovechar, aprovecho para decirles a unos cuantos: ¡GRACIAS chicos por la fiesta de cumpleaños PERFECTA, llena de detalles especiales!! Mereció la pena esperar… Cuando instale todos los programas seguiré escribiendo para vosotros en mi flamante y nuevo portátil… ¡Y yo que creía que los 25 no se celebraban “por todo lo alto”!!!

4 comments

  1. Susana says:

    Hoy lo puramente gastronómico va a pasar a un segundo plano y no es que la receta no se lo merezca, que sí, es que aún estoy llorando de la risa imaginado la escena del iphone dentro del pobre pudding. Por favor sigue deleitándonos con tus recetas y con sus anécdotas!!!

  2. conniesua says:

    Je je je.. lamento informarte que tu post ha estado divertido, tomalo por favor por el lado amable. Espero que todo haya tenido un final feliz. Por lo menos la receta se ve muy bien, Un abrazo.

Deja un comentario


*