Gustos adquiridos: muffins de calabaza

Hay sabores que nos gustan desde siempre “porque sí”. Con otros sabores nos ocurre todo lo contrario; por muchas veces que probemos algo, el resultado siempre será el mismo: ¡no nos gusta y ya está!
Sin embargo hay sabores que quizás porque tradicionalmente no pertenecen a nuestra cultura gastronómica, las primeras veces no nos convencen o nos resultan chocantes pero a medida que los probamos más y más veces terminan gustándonos o incluso encantándonos. Pasa con los grelos de mi tierra; son pocos los gallegos a los que no les gustan y sin embargo no me he encontrado a muchas personas de fuera a las que les entusiasmen.
Con ciertas especias ocurre lo mismo; el jengibre, el clavo, la nuez moscada o la pimienta negra aplicados a dulces pertenecen tradicionalmente al mundo anglosajón y a algunas personas les cuesta acostumbrarse a estos sabores.
Pues bien, yo no soy una de esas personas. A mí me encantan esos sabores y hace muchos años que los he incorporado a mis recetas.
Esta receta de los muffins de calabaza la he sacado del “Joy of Cooking”, el libro de cocina americano más famoso de todos los tiempos y, según mi amiga Shelley ,que fue la que me lo regaló hace muchos años, la “biblia” de los libros de recetas.
La receta no incluía clavo pero yo se lo he añadido porque me parece que combina muy bien con la nuez moscada, la canela y la calabaza.
Como todas las recetas americanas, las medidas las dan en “cups” (tazas) y “spoons” (cucharas). Para el que no las conozca, son dos juegos de cacitos de 1, 1/2, 1/3 y 1/4 y otro de cucharas de 1 cuchara grande, 1 pequeña, 1/2, 1/3 y 1/4 de cuchara. Como me imagino que no todos tendréis este sistema de medidas, he convertido éstas a nuestros gramos y mililitros de toda la vida.

INGREDIENTES:
Ingredientes “secos”:
-270 gr de harina
-140 gr de azúcar
-2 cucharaditas de levadura de doble acción (los 2 sobres de Mercadona, por ejemplo, el morado+blanco)
-Una pizca de sal
-Una cucharadita de canela
-1/2 cucharadita de nuez moscada
-1/2 cucharadita de clavo molido
Ingredientes “líquidos”:
-200 gr de calabaza
-2 huevos
-50 gr de mantequilla
-210 ml de leche

-Asamos la calabaza en el horno, envuelta en papel de aluminio. También podemos cocerla y escurrirla bien o comprarla enlatada.
-Precalentamos el horno a 200 grados, o en caso de haber asado la calabaza, ya lo dejamos encendido.
-Mezclamos todos los ingredientes “secos”.
-Mezclamos todos los ingredientes “líquidos” (derretimos la mantequilla, y la calabaza la añadimos en último lugar).
-Mezclamos los ingredientes líquidos con los secos con muy pocos golpes de cuchara. Si se revuelve demasiado la mezcla no subirá bien.
-Se rellenan los moldes con dos tercios de su capacidad y se hornean a 200 grados durante 20 ó 25 minutos.
-“Rico, rico, rico” o como dicen los americanos “yummy, yummy, yummy”!!!!!

2 comments

Deja un comentario


*